Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Antoñete' recibe a título póstumo la Gran Cruz del Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid

El torero Antonio Chenel, 'Antoñete', ha recibido este lunes a título póstumo la Gran Cruz del Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid, que le ha sido impuesta en la capilla ardiente ubicada en la plaza de Las Ventas por la propia presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre.
Acompañada del vicepresidente autonómico y presidente del Consejo regional de Asuntos Taurinos, Ignacio González, y del hijo menor del matador, Aguirre ha colocado la Gran Cruz en el capote de la Virgen que cubría el féretro de 'Antoñete', que ha fallecido este fin de semana a los 79 años por una enfermedad respiratoria.
"Antoñete, madrileño querido y admirado por todos, tenía la inmensa mayoría de las distinciones de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento, pero no la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo, y su viuda me ha confirmado esta mañana que le haría mucha ilusión tenerla", ha explicado la presidenta.
Aunque ha apuntado que "desgraciadamente" ha sido a título póstumo, ha reconocido que ha sido "un honor" el podérsela imponer "como torero artista, torero valiente y torero de Madrid". "Ha sido un momento muy emocionante, son 79 años, no era hoy en día una edad muy avanzada y para todos ha sido un poco un palo, porque no sabíamos que estaba tan enfermo", ha señalado.
En este sentido, ha indicado que "parece que fumaba mucho", por lo que ha aprovechado "para decir que la gente no fume tanto" y ha deseado "a toda la familia que guarde para siempre el recuerdo indeleble de lo que han sido las tardes de Antoñete y él como persona además de como torero".
A las 16 horas se ha cerrado la capilla ardiente por la que han pasado desde las 9 horas centenares de personas y a las 16.25 horas, por la puerta grande de la plaza en la que tantas veces toreó, el ataúd salía a hombros de familiares y amigos que se han despedido de él con un 'Viva 'Antoñete' y 'Torero'.