Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio Gil acepta "regresar al hogar" atraído por la provocación de Pinter

El actor Antonio Gil. EFE/Archivotelecinco.es
Antonio Gil es uno de los actores españoles más internacionales y, de hecho, estaba representando por medio mundo a las órdenes de Peter Brooks un "becket" pero ha decidido aceptar la oferta de El Español para protagonizar "Retorno al hogar" "sólo" porque le atrae "mucho" el provocador Harold Pinter.
"No paro en España por una mezcla de cosas: siempre me ha movido la curiosidad y conocer más allá de lo que hay en casa, y además siempre he disfrutado mucho viajando y saliendo", explica Gil (Barcarrota, Badajoz, 1965) en una entrevista con Efe en una pausa en las doce horas diarias que dedica desde hace una semana a ensayar la obra.
Esta versión de "Regreso al hogar", con traducción de Eduardo Mendoza y dirección de Ferrán Madico, se estrenó en 2007 en el Teatro Fortuny de Reus, se representó entre el 29 de enero y el 15 de marzo en el Teatro Español con lleno absoluto y vuelve desde mañana a ese escenario.
En su regreso, Gil sustituye a Tristán Ulloa en el papel de Teddy, un profesor en una universidad americana que regresa a la casa familiar, en Londres, acompañado de su mujer, Ruth (Ana Fernández).
Su casa, en la que se encontrará con el resto de su familia, -personajes que interpretan Ricardo Moya, Julián Ortega, Francesc Luccchetti y Sergio Otegui- será el escenario de una lucha descarnada por el poder que no llega a explicitarse y que Pinter tiñe de una poética e enigmática ambigüedad.
"Estaba haciendo un 'becket' -"Fragments"- con Brooks y me pareció que había una línea de continuación con Pinter. Me pareció una consecuencia bastante coherente, y me fascina, porque es prácticamente imposible hacerlo con sólo una semana de ensayos pero me apetecía mucho, me han podido las ganas", confiesa.
A pesar de su impresionante currículum -formado con Lecoq en París ha trabajado en Nueva York, París y Londres, donde vive- asegura que su ego "no participa demasiado en su trabajo" aunque también huye "de la falsa modestia" porque cree que está "sobrevalorada".
"No le dedico tiempo a la vanidad. Lo que me interesa es lo que hago y eso me satisface mucho", remata quien puede permitirse el lujo de elegir y no dejarse tentar por el dinero.
"Intento basar mis decisiones en la pasión, la curiosidad o interés. Me sentiría incapaz de defender algo, especialmente en teatro, si no encuentro algo en él y eso no está necesariamente ligado a su hipotético éxito", añade Gil.
Ya no hace prácticamente "casting" para los trabajos -"hace mucho que no he de competir con 20 por un papel"- sino "encuentros" con los directores, como el que tuvo con Alex de la Iglesia, quien nada más conocerle le dijo que le "encantaría" que fuera el protagonista de la serie de televisión "Plutón B.R.B.Nero".
Sobre sus proyectos sólo cuenta, "como buen actor supersticioso", que está pendiente de "otra cosa" con Michael Radford, con quien ya hizo "El mercader de Venecia", y con Peter Brooks.
De momento está "entusiasmado y volcado" con "Retorno al hogar", una obra que fue estrenada en Londres en 1965 y en la que Harold Pinter, fallecido el pasado 24 de diciembre en Londres, desarrolla su enigmático y provocador teatro.