Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Archivo Histórico Nacional celebra sus 150 años

El Archivo Histórico Nacional celebrará el próximo lunes, 28 de marzo, el 150 aniversario de su creación, que data en 1866, con una programación que incluirá organización de visitas guiadas, cursos, conferencias, talleres, y otras actividades para "difundir el valor histórico de los fondos que custodia".
Además, ese mismo lunes, coincidiendo con el día de su creación formal como archivo público, se celebrará un acto conmemorativo en la sede del Archivo que contará con la intervención del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, y posteriormente se ofrecerá una serie de conferencias de carácter científico.
El Archivo Histórico Nacional cuenta con 43.609 metros lineales de documentos, en los que conserva cerca de 4.000 fondos documentales producidos por instituciones públicas privadas desde la Edad Media. Los fondos más antiguos corresponden a las instituciones eclesiásticas españolas desamortizadas en el siglo XIX, a partir de cuyos documentos se puede estudiar la economía, la sociedad y la vida cotidiana de la Edad Media.
Entre los más de 200.000 pergaminos medievales, aparece el documento más antiguo conservado en los Archivos Estatales españoles, una carta de venta en pergamino fechada en el año 857.
En sus 8.460 metros cuadrados de depósito, conserva también 16.383 documentos cartográficos, 13.600 fotografías, 2.266 sellos de cera medievales, 25 matrices de sellos, 232 objetos, 1,1 millones de imágenes publicadas y 730.959 registros descriptivos.
EL PRIMER SUBMARINO Y LOS PREMIOS NOBEL
Entre sus fondos documentales se pueden destacar 'Los decreta de León de 1188', el testimonio más antiguo del sistema parlamentario europeo, y el 'Beato de Tábara', del siglo IX. A estos se añaden documentos tan singulares para la Historia española como el 'Cartulario de Valpuesta' (S.XII), escrito en latín, pero en el que aparecen las primeras palabras escritas en castellano, anteriores a las glosas emilianenses.
También están los archivos de La Mesta y de la Asociación General de Ganaderos del Reino, las Constituciones latinas del Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá de Henares (1510), los planos del primer submarino de propulsión eléctrica de Isaac Peral, o los archivos personales de tres premios Nobel de Literatura, como José Echegaray, Juan Ramón Jimenez y Jacinto Benavente, del que se conserva, junto a sus manuscritos, la medalla de oro que recibió como premio Nobel en 1922.
CAMBIOS DE SEDE
El Archivo Histórico Nacional fue creado en 1866, a instancias de la Real Academia de la Historia, con el objetivo de poner a disposición de los investigadores los archivos de numerosas comunidades religiosas afectadas por las diferentes leyes desamortizadoras, que estaban formados por una valiosísima documentación reunida a lo largo de siglos y de valor incalculable.
El Archivo tuvo su sede hasta el año 1896 en los locales de la Real Academia de la Historia, en la madrileña calle del León, que se trasladó al nuevo Palacio de Bibliotecas y Museos, sede actual de la Biblioteca Nacional, entonces recientemente construido. Las necesidades de un espacio mayor, motivan que en 1953, se trasladase a su actual sede, en la calle Serrano de Madrid, dentro del campus del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.