Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Archivos Nacionales de Washington organizan una exposición en la que el tamaño sí importa

Los Archivos Nacionales de Washington han organizado una exposición especial para celebrar a lo grande su 75º aniversario, con objetos que además de tener un valor histórico, demuestran que el tamaño, en ocasiones, sí importa.
Entre estos grandes objetos está la bañera hecha a medida del vigésimo séptimo presidente de Estados Unidos, William Howard Taft (1921-1930), quien con sus más de 150 kilos ha pasado a la historia como el presidente más "pesado".
Otro objeto que promete atraer a los más jóvenes son las gigantescas zapatillas deportivas del jugador de baloncesto de Los Angeles Lakers, Shaquille O'Neal, que él mismo regaló al presidente George W. Bush en el 2001, y que son de la talla 22 (equivalente a un 57 europeo).
La exhibición muestra el telegrama más largo de todos los tiempos, enviado por el gobernador de Nevada, James W. Nye, al presidente, Abraham Lincoln, el 26 de octubre de 1864, con la constitución del nuevo estado.
El telegrama tiene 16.543 palabras y costó enviarlo 4.313 dólares de la época, hoy en día unos 59.229 dólares. Además, el mensaje tardó dos días en ser enviado.
En una época en la que se tiende a leer documentos en pantallas y aparatos cada vez más pequeños, llama la atención el rollo de pergamino de 4 metros que se exhibe en la muestra con los Artículos de la Confederación, considerados la primera Constitución del país.
Otra gran huella en la historia fue la que dejó un dinosaurio hace 200 millones de años en Nueva Jersey en un yacimiento encontrado por dos muchachos de 15 años, que emprendieron una cruzada para salvarlo y enviaron un molde con la pisada del animal al presidente Richard Nixon en 1972.
Uno de ellos, Paul Olsen se ha convertido en uno de los paleontólogos más reconocidos del país y es profesor de Medio Ambiente en la Universidad de Columbia de Nueva York.
De gran valor histórico tiene el mapa más completo de la batalla de Gettysburg, con la topografía del campo donde se libró una de las batallas decisivas de la Guerra de Secesión.
El mapa, realizado por el General de División Guverneur K. Warren entre 1868 y 1869, se compone de 20 piezas que se muestran en varias urnas de metacrilato alineadas en el suelo.
En materia militar hay un amplio apartado que recoge desde las trece cajas del expediente militar del general Douglas MacArthur, Comandante de las Fuerzas Aliadas durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), que completan una vitrina entera, hasta documentos de los mayores ataques sufridos por EEUU como Pearl Harbor (1941).
También se exhibe, aunque no llame la atención por su tamaño, la condecoración que recibió como aliado de manos del Gobierno ruso el general Dwight D. Eisenhower, el 10 de junio de 1945, antes de que fuera presidente (1953-1961) y sufriera la Guerra Fría entre Moscú y Washington.
A este periodo pertenece el conocido "The Long Telegram", enviado por el segundo jefe de misión en la Embajada de EEUU, George Kennan, al secretario de Estados James F. Byrnes, en febrero de 1946, en el que se marcan las bases de la política estadounidense respecto a los países comunistas en los albores de la Guerra Fría.
Guardada en 400 cajas rojas se esconde la ley más extensa firmada por el Congreso de Estados Unidos: los presupuestos que presentó el presidente Ronald Regan para el año fiscal 1988, que autorizaron un gasto de 603.900 millones de dólares.
"Esta es una gran exposición para celebrar un gran aniversario", dijo durante su presentación la comisaria Stacey Bredhoff, quien subrayó el trabajo de las bibliotecas presidenciales y de los archivos de cada estado para documentar la historia del país.
La exposición "BIG", que se abrirá al público mañana viernes, se podrá ver en la sala Lawrence F. O'Brien de la capital hasta el 3 de enero del 2010.