Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arqueólogos profesionales ponen "en duda" las intenciones del Gobierno respecto al MUPAC

Reivindican un proyecto museológico y museográfico
La sección de Arqueología del Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras (CDL) de Cantabria, tras las últimas incorporaciones al equipo de personal del MUPAC, "pone en duda" las intenciones del Gobierno de Cantabria respecto al Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria y reivindica un proyecto museológico y museográfico.
Desde la Sección de Arqueología del CDL de Cantabria, que aglutina al 90% de los arqueólogos profesionales de Cantabria, reclaman que el Gobierno de Cantabria "debe hacer frente a sus obligaciones con el MUPAC de forma inaplazable, dotándolo de los recursos humanos y técnicos necesarios para realizar sus funciones y desarrollando un proyecto coherente de museo".
Desde la sección de Arqueología del Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras de Cantabria señalan que "les sorprende que el único debate abierto hasta la fecha" respecto al MUPAC sea el de su emplazamiento y que nadie hable del museo y sus fondos.
Un debate que, según señalan, "podría llevar a la engañosa conclusión de que para las instituciones cántabras el MUPAC es un asunto de interés prioritario", pero "nada más lejos de la realidad", añaden.
En un comunicado de prensa, los arqueólogos subrayan que "los fondos son los que hacen el museo y no el edificio", y se quejan de que, tras "los ríos de tinta" vertidos sobre el MUPAC, "se esconde una absoluta ignorancia sobre lo que es un museo en el siglo XXI y las funciones que debe realizar".
Según el Consejo Internacional de Museos (ICOM) un museo debe ser "una institución permanente, sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierta al público, que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio material e inmaterial de la humanidad con fines de estudio, educación y recreo".
Los arqueólogos añaden que atendiendo a la literalidad de esta definición, el MUPAC "difícilmente podría incluirse entre las instituciones denominadas oficialmente como museos, ya que carece de un emplazamiento permanente con un edificio propio y adecuado a sus necesidades". Además, "adolece del personal necesario para llevar a cabo sus funciones de conservación, investigación y difusión".
En este sentido, denuncian que desde su reinauguración la Consejería de Cultura "no sólo ha desatendido las necesidades de personal del museo, sino que ha reducido su plantilla", y que "la inestabilidad laboral ha sido una constante en los últimos años".
Según señalan, en 2012 fueron eliminados dos puestos de técnicos arqueólogos de los tres existentes; en mayo de 2015 se despidió a dos de los guías especializados, lo que motivó la suspensión de las visitas guiadas durante todo el verano; y en octubre se contrató a un nuevo guía especializado que, recientemente, ha sido sustituido por un guía turístico.
Además, señala que el personal del MUPAC depende de diferentes instituciones: Servicio de Centros Culturales del Gobierno de Cantabria, Sociedad Regional de Educación, Cultura y Deporte y sus subcontratas, "por no mencionar las becas basura".
De hecho, denuncia que el Gobierno cántabro ha cubierto los puestos de guías especializados a través de las subcontratas que se encargan del personal temporal del Palacio de Festivales (azafatas, guías para exposiciones, etc..), lo que a su entender, "demuestra un profundo desconocimiento de las funciones del museo y un total desinterés por su eficiencia".
Desde la Sección de Arqueología del CDL de Cantabria se advierte que sin personal con formación en prehistoria y arqueología, así como conocimientos de didáctica y pedagogía, las tareas de divulgación y educación patrimonial "no se realizarán correctamente, quedando el MUPAC como una simple exposición de piezas para entretenimiento de turistas".
"De igual forma, podríamos extendernos sobre las tareas de conservación e investigación, la falta de personal para realizarlas y la precariedad laboral de los becarios que las llevan a cabo", añade.