Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arte, sushi y clases de baile para La Noche en Blanco

Los dibujos curativos las lecciones de baile y un exquisito sushi son algunos de los regalos que La Noche en Blanco ofrecerá este año a los madrileños, que tras la puesta de sol y hasta avanzada la madrugada podrán hacer suya la ciudad.
La Noche en Blanco, que hoy celebra su cuarta edición, tendrá como protagonista el 'regalo', un concepto que pretende "encarar" la crisis y cuyo mayor exponente será obsequiar a los paseantes con una Gran Vía sin coches y convertida, gracias al iluminador Oscar Vázquez, en un "camino de luz".
Se apagarán sus farolas y el tráfico dejará de circular para que los madrileños y los turistas disfruten de una "nueva y espectacular percepción" de esta mítica calle.
El comisario invitado de este año, Rafael Doctor, ha apuntado que "el espíritu del regalo" y la "generosidad" están en "la base del arte" y, por lo tanto, de esta noche 'golfa'.
Doctor dio con la idea del "regalo" como 'leitmotiv' cuando conoció el trabajo que realizaba Aitor Saraiba, un joven artista que ha inventado los "dibujos curativos" y que durante la Noche en Blanco se encargará de ofrecer en varias plazas de la capital, junto a un equipo de otros cien dibujantes, estas reproducciones sobre papel de las ansiedades, los miedos y las inquietudes de los ciudadanos que se acerquen.
Mientras, en la Plaza Mayor, los presentes vendrán en forma de "poemas voladores", pequeños textos líricos en forma de globos de helio que serán soltados al aire y luego recolectados por todo el que quiera llevarselos a casa.
Esta misma generosidad también la podrán mostrar los madrileños en el "Bloodsishubank", una especie de centro de donación de sangre al que la artista Alicia Framis ha dado un aspecto cálido y confortable y en el que se ofrecerá a los donantes, en lugar del habitual bocadillo, una barra de sushi.
Los regalos también serán musicales, como el de Blanca Li y un centenar de voluntarios, que enseñarán coreografías en cinco puntos de la ciudad, o el de varias bandas sinfónicas, que realizarán diferentes itinerarios por la ciudad a un ritmo de lo más castizo.
Al margen de estas actividades, Doctor ha querido invitar a los ciudadanos a "pasear Madrid" acompañados de "la música y la luz" y para ello se colocarán instalaciones lumínicas que, partiendo del Jardín Botánico y pasando por las calles más transitadas del centro histórico de la ciudad, impregnará de verde el recorrido de los peatones.
Como en todas las ediciones de La Noche en Blanco, la apuesta del Ayuntamiento también es por la creación local y los artistas jóvenes.
Todo ello en un contexto de recorte presupuestario que los organizadores han querido suplir con inteligencia, imaginación y voluntad.
En el Programa Abierto, las principales instituciones culturales de la ciudad abrirán sus puertas de manera excepcional, nocturna y gratuita, y así lo hará la exposición "Annie Leibovitz. Vida de una fotógrafa" que actualmente se exhibe en la Sala Alcalá 31 y que el sábado 19 ampliará su horario de apertura hasta las 23.45.
Para facilitar la movilidad la empresa de autobuses reforzará el servicio de sus líneas nocturnas y el metro se mantendrá abierto, de forma excepcional, hasta las 3.00 de la mañana, aunque la intención es que los recorridos se hagan a pie.