Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barbie cumple 50 años sumida en una crisis

Las ventas han vuelto a caer en 2008, por séptimo año consecutivo desde la aparición de su competencia Bratz, una muñeca de cabeza y ojos desmesurados con ropa que deja ver el ombligo.
"Se podría decir que hemos perdido el camino", declaró hace unos meses el nuevo responsable de la marca, Richard Dickson. Por eso, a finales del año pasado Mattle anunció un proceso para modernizar su marca Barbie y relanzar así las ventas de la muñeca. Implicará desde cambios en la estructura corporativa hasta en la forma en que la histórica muñeca es fotografiada para los anuncios.
Con ello se busca que su producto estrella durante décadas "vuelva a ponerse de moda" e impulse las ventas de todo lo relacionado con su nombre, que ya aporta unos 1.200 millones de dólares anuales, una quinta parte de la facturación de Mattel.
En sus comienzos esta muñeca no sólo estaba siempre a la última moda, sino que era capaz de marcar tendencias. La sobreexplotación de Barbie, que llevó a Mattel a poner su nombre a casi cualquier cosa, hizo que la imagen de marca se diluyera y, por ejemplo, los directivos del grupo se han dado cuenta de que existen hasta cinco logotipos diferentes y ni siquiera el color rosa corporativo se mantiene siempre igual.
Dos modelos presentan dos muñecas Barbie, con motivo de su 50 aniversario, durante la Feria del Juguete de Nuremberg, Alemania. Foto: EFE
Aunque está previsto conservar toda esa variedad de productos ligada a Barbie, se ha elegido un único logotipo, que parecerá su firma manuscrita, y sólo se utilizará un tipo de color rosa, el PMS219, del que la compañía tiene los derechos.
KOD