Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Baryshnikov vuelve a España con paso firme, cuerpo "afinado" y mucho teatro

El bailarín y coreógrafo Mikhail Baryshnikov. EFE/Archivotelecinco.es
El bailarín Mikhail Baryshnikov tiene 61 años pero aparenta la misma energía con la que "turbinó" su mítica pirueta de once giros, fundó dos compañías y baila desde hace tres meses por toda Europa, aunque confiesa que cada año tiene que dedicar más tiempo a "templar" su "afinado" cuerpo.
Sonriente y relajado, y vestido con una camisa negra y un pantalón blanco, Baryshnikov se ha reunido hoy en Madrid con un grupo de periodistas tres días antes de actuar en Tenerife y seis antes de hacerlo en las Naves del Matadero del Español con el programa "Tres solos y un dúo", piezas que han hecho para él Alexei Ratmansky, Benjamin Millepied y Mats Ek, esposo de Ana Laguna, con quien compartirá escenario.
"Ésa de la energía es una cuestión complicada -ríe-. No sé de dónde viene pero creo que en realidad procede de que los coreógrafos hacen piezas especialmente para mí, eso ayuda muchísimo", especula Baryshnikhov (Riga, Lituania) de quien dicen que es el mejor bailarín del mundo.
Le "encanta" bailar en España, a donde volverá "siempre" que le inviten, y detalla que en esta ocasión ha elegido "Tres Solos y un Dúo" porque es un "inusual formato" de "danza-teatro" que le interesa mucho, un espectáculo "muy personal e íntimo", conectado más con la dramaturgia, que había abandonado durante años, que con la danza pura.
El artista interpretará de nuevo con Laguna, como hiciera el año pasado, el dueto "Place" y la "acompañará" en el "Solo for two", ambas piezas de Ek.
De Alexei Ratmansky, que fue nombrado director artístico del Ballet Bolshoi en 2004 y ahora vive "en nuestra parte del mundo", donde se ha convertido en el coreógrafo residente del American Ballet Theater, bailará "Valse Fantasie", estrenada en Riga el pasado 2 de mayo.
Se da la circunstancia de que tras la "deserción" de Baryshnikov en 1974 -durante una gira en Canadá- y su petición de asilo en Estados Unidos, Ratmansky y el resto de alumnos del Bolshoi tuvieron prohibido ni siquiera pronunciar su nombre.
Del francés Benjamin Millepied interpretará "Years Later", una combinación de vídeo y danza que es una nueva versión del trabajo que se estrenó en 2006.
Él, explica, no sale a la calle "aullando" en busca de nuevos coreógrafos, porque "no son cosas que pueden forzarse" y son "gente muy ocupada", por eso se tarda "muchos años" en ensamblar piezas tan "perfectas" como las de esta gira.
Anuncia que no volverá a actuar en grandes teatros, que sólo le interesan los "pequeños" espacios, en los que el público pueda estar muy cerca de ellos, y precisa que su "única filosofía" es "conectar la cabeza y el corazón con la audiencia".
Sobre el "diálogo" que mantiene con su cuerpo para preservar su asombrosa resistencia, asegura que su "lucha" con él empieza "desde muy temprano, desde el mismo cuarto de baño" y aunque no se queja, porque en su severa disciplina de estudio, gimnasio y fisioterapia "hay gente muy buena" cuidándole, cada año debe dedicar "más tiempo" a "engrasar" su "maquinaria" y a garantizar la firmeza de sus pasos en el escenario.
Cree que la clave es "descansar mucho para estar fresco", estar completamente seguro de que las lesiones "han curado bien" y "afinar" tanto lo mental como lo físico, una "rutina de vida" como otros hacen deporte o juegan al bingo.
El artista opina que la decisión del nonagenario coreógrafo Merce Cunningham de que su compañía se disuelva dos años después de su muerte, es "arriesgada y valiente" y que su "extraordinario" "autocontrol" sobre el ego es un "ejemplo muy inspirador para todos".
Baryshnikov, alumno de uno de los grandes mitos de la danza, Alexander Pushkin, formó parte del American Ballet Theatre y del New York City Ballet, creó la White Oak Dance Project y, después de doce años, "demasiado tiempo", decidió disolverla y formar hace tres años el Baryshnikov Arts Center, una "ventana" al talento de jóvenes de todo el mundo en el que ha bailado la española María Pagés y "ha colaborado -detalla- el Gobierno catalán".