Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bellucci y Marceau se pasean por Cannes después de su desnudo en una revista

Belluci -melena lisa, rebeca y falta ajustada, todo en negro y un sencillo y casi inapreciable colgante- y Marceau -con un top en tonos champán con escote palabra de honor tan bajo que quedaba por debajo de la línea visual de la mesa detrás de la que comparecía en conferencia de prensa-, lucieron escasa química mutua.
Y eso después de que "Paris Match" las mostrara en portada en su último número, a disposición de todo el mundo en los quioscos de La Croisette, y con reportaje en la que ambas se lanzaban piropos mutuos.
Ante la prensa internacional en Cannes, ambas sin embargo apenas se miraron y por momentos pareció que se ignoraban, y eso pese a que en el filme de De Van interpretan el mismo personaje, en un intento de película de intriga que dio pie a preguntas sobre la identidad y la personalidad.
La italiana aseveró: "el problema de la identidad no se resuelve en toda una vida. Hay que aceptarse y vivir con lo que es uno mismo" (sic).
Bellucci -que próximamente interpretará junto a Nicholas Cage la nueva versión de la casa Disney de "El aprendiz de brujo"- aseguró que le interesó de la película que se exhibe en Cannes fuera de competición "el universo tan particular" compuesto por De Van.
"Me encantó este trío de mujeres, porque Sophie me inspira", dijo la actriz transalpina en casi la única referencia con mirada incluida a su íntima compañera de pase fotográfico.
"Me encanta transformarme en otra" -agregó Marceau, que es actriz, y que completó la faena: "no me perturba hacerlo pero, claro, en el cine"
"+Qué es la realidad, finalmente", redondeó la francesa, mientras Bellucci miraba sin cesar de un lado a otro de la sala de prensa como sin querer fijarse en nadie de los presentes.
La italiana, que dijo en algún momento que su aspecto "mediterráneo" desempeñó un papel para su elección como intérprete en este filme, zanjó con un "+Y sólo a los ojos?" cuando un periodista brasileño le aseguró que disfrutó mirando su mirada.
Batir de melena y a otra pregunta. Algunas demandas más tarde por parte de la prensa internacional pilló desprevenida a Marceau, que salió como pudo de la cuestión y se molestó visiblemente cuando una periodista aludió luego a una eventual mala recepción de esta cinta de mujeres que no opta a premio en Cannes.
"Si hiciera caso a lo que dice la gente y los periodistas, no trabajaría en esto", había dicho un instante antes la Belluci por la pregunta que irritó a la francesa. Ambas salieron de lugar, separadas, firmando autógrafos.