Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Benítez Reyes regresa a la novela tras casi diez años: "No me veo capaz de hacer la novela de la Transición"

El escritor Felipe Benítez Reyes regresa a la novela tras casi diez años con 'El azar y viceversa' (Destino), una obra en la que retoma el género picaresco de su anterior trabajo y con el que el autor confiesa sentirse cómodo. "Sinceramente, no me veo escribiendo la novela de la Transición, por ejemplo, no es mi registro", ha señalado en una entrevista con Europa Press el autor.
'El azar y viceversa' cuenta la historia de Antonio, un joven nacido en Rota justo en la época en la que el pueblo sureño de Cádiz comienza a albergar la base militar norteamericana. Durante esos primeros años, el protagonista quedará marcado por la influencia de un estilo de vida totalmente diferente al que se vivía en el resto de España.
Benítez Reyes --también nacido en Rota-- reconoce "haber tirado de memoria" para hablar de este "clima social". "Que en plena postguerra española le hagan saltar por los aires a un pueblo pesquero su estructura trivial es casi un 'shock'. Yo crecí en ese ambiente en el que, en vez de Camilo Sesto, podía sonar Jimi Hendrix , y en la que una lavandería tenía el cartel de 'laundry'", ha afirmado.
Esto influía en la educación de los jóvenes, como le ocurre a Antonio y a aquellos que le rodean, como su amigo con nombre humorístico Cupido Bakunin. "Aquello era un lío. Éramos muy pocos y cada uno tenía una ideología específica, aunque no estoy seguro de que se entendían bien. Digamos que había una especie de comicidad ideológica", ha señalado.
A pesar de que la historia de 'El azar y viceversa' es amarga, el poeta cordobés no renuncia al humor que está tan presente en su obra. "Es una historia terrible pero que, contada en tono solemne, sería un churro. El humor me permite escribir novelas tristes porque implica distanciamiento", ha añadido.
LA PICARESCA ESPAÑOLA
La anterior novela de Benítez Reyes fue 'Mercado de espejismos' --ganadora del premio Nadal en 2007--, que también se enmarcaba en esa picaresca típica española. No obstante, el autor entiende que el patrón de este tipo de novelas es "inmarchitable y fértil" y puede darse "en todos los países y épocas". "En todos los sitios hay que ganarse e inventarse la vida", ha incidido.
Los vaivenes vitales de Antonio se cierran cerca de nuestros días con el protagonista casado y regentando una agencia de lotería, un guiño del autor de nuevo al azar. Preguntado sobre el otro lado del azar del que habla el título, Benítez Reyes ha aclarado que podría referirse a "la determinación o el ímpetu".
"Es cierto que puede verse como un final lleno de conformidad, pero es que lo que entendemos por felicidad tiene mucho que ver con eso. Es un cierre circular, porque el personaje de su esposa es un duplicado de su madre, que se ha cansado de los amores locos", ha explicado.
MANIFIESTOS DE INTELECTUALES
Compañero del poeta Luis García Montero en la generación de la 'poesía del conocimiento', reconoce la importancia de la implicación de los autores con la actualidad. "Cualquier mirada sobre la realidad tiene su reflejo particular en la política. No nos podemos desentender, a mí es algo que me interesa todas las horas del día", ha señalado.
No obstante, tampoco confía en su total influencia, poniendo como ejemplo la firma de manifiestos. "Lo hacemos todos sabiendo que no sirve para casi nada", ha lamentado, alertando a su vez de que "se está produciendo una escisión permanente entre lo político y lo real".