Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bilbao muestra las colecciones que dieron origen al Museo de Nueva York

Una mujer observa la pintura "Dama en traje de noche", 1877-80, de Edouard Manet, de la exposición "De lo privado a lo público: las colecciones Guggenheim", una muestra que refleja en un centenar de obras la evolución de la colección permanente de la Fundación Solomon R.Guggenheim. EFEtelecinco.es
El Museo Guggenheim de Bilbao acoge, desde mañana al 10 de enero de 2010, la exposición "De lo privado a lo público: las colecciones Guggenheim", que muestra lo más destacado de las seis colecciones privadas que dieron origen al museo público neoyorquino del mismo nombre.
A la selección de obras de arte de estas seis colecciones fundacionales del museo neoyorquino se ha unido, para esta exposición, la de una treintena de piezas de las donadas en 2001 a la Fundación Solomon Guggenheim por la Fundación Bohen, de la familia norteamericana del mismo apellido.
En total, el museo bilbaíno mostrará más de un centenar de cuadros, esculturas, fotografías y vídeocreaciones, propiedad del magnate norteamericano Solomon Guggenheim, los galeristas Justin K. Thannhauser y Karl Nierendorf, la artista europea y directora del primer Museo Guggenheim de Nueva York Hilla Rebay, Peggy Guggenheim (sobrina del fundador), la mecenas del arte Katherine S. Dreier y la ya citada Fundación Bohen.
Todas estas obras, agrupadas en las salas clásicas de la tercera planta del museo bilbaíno con criterio cronológico, reflejan también la evolución del arte moderno y contemporáneo en el siglo XX y principios del XXI, y de la colección permanente de la Fundación Solomon R.Guggenheim.
En algunos casos, según ha advertido la comisaria de la muestra, Tracey Bashkoff, en la conferencia de prensa en la que ha presentado la exposición, la propiedad de las obras se solapa, ya que primero pertenecieron a los galeristas Thannhauser y Nierendorf, quienes se las vendieron a Dreier o Solomon Guggenheim.
Bashkoff ha destacado que, aunque todos estos coleccionistas tenían gustos artísticos muy distintos, les unía su carácter visionario, ya que todos ellos se centraban en comprar lo que llamaban "el arte del mañana"; es decir, obras de autores que todavía no habían despuntado en sus carreras pero a los que les auguraban un gran futuro.
Los visitantes del Guggenheim bilbaíno podrán ver obras destacadas de autores relevantes del arte no objetivo o abstracto como Kandinsky, Picasso, Juan Gris, Mondrian, Leger, Metzinger y Delaunay.
Junto a ellos, se exhiben piezas de destacados autores impresionistas franceses y europeos como Cézanne, Gauguin, Manet, Van Gogh, Seurat, Modigliani y el "Violinista" de cabeza verde, de Marc Chagall, que el fundador del Museo Guggenheim tenía en su ático personal en el Hotel Plaza, de Nueva York.
Además de estas obras, se muestran obras de autores expresionistas alemanes, uno de los primeros 'móviles' de Alexander Calder y dos cuadros tempranos de Jackson Pollok, comprados antes de que adquiriera relevancia artística por la sobrina del fundador, Peggy Guggenheim, su gran protectora.
La muestra se cierra con trabajos recientes (de la década de los 90 del pasado siglo) procedentes de la donación de la Fundación Bohen, de artistas contemporáneos y todavía vivos como Sophie Calle, Jac Leiner, Hiroshi Suguimoto y Jane y Louise Wilson, entre otros.