Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Boadella da una visión diferente de la corte de Felipe II en su nueva ópera 'Don Carlo'

El dramaturgo y director artístico de los Teatros del Canal, Albert Boadella, presenta este domingo su versión española de la obra 'Don Carlo', de Verdi, que retrata la corte de Felipe II con especial hincapié en su hijo, Carlos de Austria, llevada a cabo por un equipo español y "al alcance de cualquier persona", según ha afirmado el autor.
La organización ha informado en un comunicado que la presentación de 'Don Carlo' se realizará el próximo domingo así como los días 2 y 5 de marzo, aunque las entradas ya están agotadas. El reparto estará bajo la dirección musical de Manuel Coves y contará con actores españoles entre los que destacan Eduardo Aladrén, tenor que encarnará a Don Carlo, o Damián del Castillo, en el papel de Rodrigo.
Según Boadella, dramaturgo de la obra, "la ópera tiende a convertirse en un club restringido a supuestos expertos", frente a esto "Don Carlo transmite un dramatismo al alcance de cualquier persona". "Simplemente he tratado la ópera con la desnudez de la tragedia en lugar del habitual parque temático sobre la Inquisición y la España negra", afirma el autor.
El argumento de la obra se centra en la leyenda creada contra el reinado de Felipe II en el siglo XVI, que difunde una visión sombría y sometida a la autoridad de la Inquisición, imagen frente a la que Boadella presenta "un monarca de mayor humanidad", acercándose a "la situación moral y mental de su hijo primogénito, futuro heredero en el trono" así como "su relación con su esposa Isabel de Valois".
La ópera 'Don Carlo' se basa en la obra de Giuseppe Verdi, una de las más reconocidas de su producción. La adaptación de Boadella tiene en cuenta las diversas versiones de la ópera que Verdi presentó, así el director se ha decantado por esta versión italiana de cuatro partes con algunos matices como la eliminación del acto inicial de Fontainebleau, entre otros cambios.