Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Borja Thyssen y Blanca Cuesta amantes de la navegación

Borja Thyssen y su mujer Blanca Cuesta, dos enamorados apasionados de la navegación. El matrimonio continúa disfrutando de sus vacaciones estivales en la isla de Ibiza, el mismo lugar que fue testigo de la reciente reconciliación de Borja con su madre, la baronesa Thhyssen.
Acompañados de un grupo de amigos y con toda su prole, Borja y Blanca se dirigieron a una zodiac para llegar hasta la embarcación en la que saldrían a navegar. Apuran al máximo sus vacaciones antes de que finalice el verano y tengan que volver a la rutina del invierno.
Ahora que las cosas van bien y por fin se ha producido la reconciliación entre madre e hijo, Carmen y Borja han aprovechado al máximo el tiempo perdido este verano. El momento culmen llegó cuando el pasado 24 de julio Borja cumplía 34 años y lo celebró rodeado de toda su familia, incluida su madre.
Como recordaremos, todo comenzó con un encuentro casual en una cafetería de Madrid. Fue el comienzo de un acercamiento muy demorado que nadie creía demasiado. Luego, la baronesa apareció testimonialmente en la exposición de cuadros de Blanca Cuesta, otro gesto que de mucho sirvió. Tanto que meses después se ha producido lo que nadie se esperaba.
Después de siete años de distanciamiento, la llamada guerra de los Thyssen parece llegó a su fin. Los últimos encuentros que se han producido entre madre e hijo en el Museo Thyssen y en el domicilio familiar de su único hijo biológico han permitido tan ansiado momento.
DISFRUTARON DE UNA DIVERTIDA JORNADA EN ALTA MAR CON TODA SU PROLE
La comunicación entre madre e hijo era exclusivamente vía tribunales. Hasta que el pasado invierno se encontraron de manera casual en una calle de Madrid y se forjaron los primeros contactos. Ahora esos contactos ya son un hecho e incluso han disfrutado estos días de unas vacaciones en familia en Ibiza.
Después de siete años de distanciamiento, la llamada guerra de los Thyssen que llegó a su fin. Así lo han demostrado todos juntos disfrutando de algunos días vacaciones este verano. Ahora Blanca y Borja están felices y comparten esta felicidad con sus amigos.
Con ellos disfrutaron de una jornada en alta mar. Blanca, aunque se encuentra ya en la recta final del embarazo de su cuarto hijo no pierde un ápice de estilo durante sus vacaciones.
Para esta ocasión escogió un blusón de manga corta que combinó con sombrero estilo cowboy y sandalias planas. Muy sonriente, caminaba por el embarcadero con su hijo Enzo de la mano mientras los dos mayores ya esperaban sentados en la zodiac.