Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bunbury estrena 'Despierta', primer single de su nuevo disco

Bunbury ha estrenado este martes 'Despierta', el primer single de adelanto de su nuevo disco, 'Palosanto', que ya tiene fecha de publicación confirmada para el 29 de octubre y que llegará en varios formatos: CD, 2 digipack deluxe (con un concierto grabado en su última gira), doble vinilo y descarga digital.
'Palosanto' llega dos años después de su último disco ('Licenciado Cantinas'), producido por el propio Bunbury, asistido por Ramón Gacías. Grabado en los estudios Phantom Vox y Westlake, ambos en Los Ángeles (California), el ingeniero de grabación y mezclas ha sido Jordi Mora. De las mezclas se ha encargado, también en Los Ángeles, Tom Baker.
Dividido en dos partes, 'Palosanto' incluye las siguientes canciones: 'Despierta', 'Más alto que nosotros sólo el cielo', 'Salvavidas', 'Los inmortales', 'Prisioneros', 'Habrá una guerra en las calles', 'Destrucción masiva', 'El cambio y la celebración', 'Hijo de Cortés', 'Mar de dudas', 'Miento cuando digo que lo siento', 'Nostalgias imperiales', 'Plano secuencia', 'Causalidades' y 'Todo'.
Para explicar el contenido de este nuevo trabajo, el propio Bunbury ha escrito una carta dirigida a sus fans, en la que admite que tiene que inventarse algo para responder a las preguntas sobre el título del disco: "¿Un modelo de ovni vintage de los años cincuenta? ¿La madera con la que se construyen las guitarras que utilizo y los bates de béisbol con los que intento destrozar los cajones en los que me encasillaron?".
"'Palosanto' es mi decimocuarto álbum de estudio. Cuatro con HdS, ocho en solitario, uno con Nacho Vegas y otro con el colectivo Bushido. Todos ellos los considero discos de búsqueda. Una permanente huída hacia adelante. Un viaje interminable que nunca llega a su fin y que pretende no pasar dos veces por el mismo cruce de caminos. Así, considero que Palosanto es mi decimocuarto disco de transición", explica.
En esta línea, añade que ser el productor de sus propios álbumes le otorga "un control total" sobre lo que quiere decir y cómo quiere decirlo, pues así acepta "el papel de director de una película" en la que también tiene el papel de actor. "He dirigido una película compleja, con muchos recovecos y lecturas. Es posible que una primera escucha, de tirón, y dada su duración, sea difícil y extrema. Lo siento de verdad, a mi me gustaría hacer discos para todos los públicos, pero me salen estos", plantea.
"NECESIDAD REAL Y URGENTE DE CAMBIO"
A juicio de Bunbury, en 'Palosanto' coexisten muchas opiniones, que le parecen más o menos acertadas dependiendo "del día y de la hora". Pero el álbum cuenta con un "hilo conductor que subraya lo dicho en la mayoría de las canciones: Este es la necesidad real y urgente de un cambio. La insostenibilidad del proyecto humano tal y como lo defendemos, o defienden en nuestro nombre".
"En los tres años en los que estuve escribiendo el material que configura este álbum, el hartazgo y alienación llevó a los jóvenes y no tan jóvenes a salir a la calle a manifestar el descontento y desencanto en México, España, Chile, Colombia y USA. En Grecia, en Túnez, en Inglaterra y en tantos otros lugares del mundo, simultáneamente. Intenté hacer un disco social y dar voz a un sentimiento general, pero he vuelto a hablar de mí mismo y de cómo lo viví y sentí", recalca.
El disco está dividido en dos partes, tal y como explica el propio musico: "La primera, musicalmente más digital y tecnológica, abarca el inicial entusiasmo, el cinismo de algunos, la desesperación y negatividad de otros y la lógica conclusión de que ninguna revolución triunfó sin derramamiento de sangre".
"La segunda parte, musicalmente más orgánica, es la mirada hacia el interior: el verdadero cambio sólo es posible en un círculo mínimo de amistad o de pareja, la validez y actualidad de la cosmogonía indígena, y la conclusión final de que el verdadero cambio empieza y acaba en uno mismo y que todo cambio, o es verdaderamente espiritual, o no lo es", concluye Bunbury.