Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CaixaForum celebra dos años en Zaragoza con una exposición única de obras de los Staatliche Museen zu Berlín

La muestra está compuesta por 45 obras de 30 artistas
El espacio cultural CaixaForum cumple este mes dos años en la capital aragonesa, un aniversario que celebra con una exposición única de maestros de la pintura italiana, que sólo se podrá ver en Zaragoza, compuesta por 45 obras de los Staatliche Museen zu Berlín --Museos Nacionales del Berlín--.
La muestra, 'Settecento. Obras maestras de la pintura italiana de los Staatliche Museen zu Berlín', ha sido presentada este jueves, 2 de junio, por la directora general adjunta de la Fundación Bancaria 'la Caixa', Elisa Durán; el director de la Gemäldegalerie Staatliche Museen zu Berlín, Bernd Wolfgang; el comisario de la exposición, Ángel Aterido, y el director de CaixaForum Zaragoza, Ricardo Alfós.
Se trata de una exposición inédita que sólo se podrá ver en CaixaForum Zaragoza. El público de la ciudad descubrirá algunas de las obras maestras realizadas por los pintores italianos más destacados del siglo XVIII. Se pueden ver en CaixaForum Zaragoza 45 obras de 30 artistas hasta el próximo 13 de noviembre.
La directora general adjunta de la Fundación Bancaria 'la Caixa', Elisa Durán, ha incidido en que se trata de una exposición "singular" que se pone al alcance de los aragoneses el mes que se cumple el segundo aniversario de la inauguración del espacio CaixaForum Zaragoza.
Ha repasado parte de las muestras que estos dos años ha acogido el emplazamiento de 'la Caixa' y ha incidido en que se han recibido más de 625.000 visitas que han podido conocer el arte de una forma "didáctica".
Elisa Durán ha explicado que la muestra 'Settecento. Obras maestras de la pintura italiana de los Staatliche Museen zu Berlín' ha sido posible gracias a la colaboración de la Obra Social de 'la Caixa' y la Staatliche Museen zu Berlín, que se inscribe en una serie de acuerdos con grandes instituciones culturales para promover proyectos expositivos conjuntos a nivel internacional.
MUSEOS
Los Staatliche Museen zu Berlín conforma una de las instituciones culturales más importantes de Europa. Cuentan entre sus míltiples colecciones con una rica pinacoteca --Gemäldegalerie-- que alberga obras de maestros europeos del siglo XIII al XVIII.
Su origen se remonta a las colecciones reales prusianas durante los siglos del Barroco, a las que se fueron agregando nuevos fondos tras su apertura como galería pública de 1830.
Los criterios de los responsables de la galería se encaminaron, a partir del siglo XIX, a completar el núcleo fundacional atendiendo a un sentido histórico. De este modo, se consiguió aumentar, de manera considerable, tanto el número como la calidad de las obras de la colección.
El resultado de esta labor de siglos es un brillante conjunto que ofrece una amplia visión del Settecento. Para su exhibición en CaixaForum Zaragoza, se ha llevado a cabo una selección de 45 obras procedentes de los fondos berlineses, gracias a los cuales se puede admirar la evolución y variedad de la pintura dieciochesca italiana.
El director de la Gemäldegalerie Staatliche Museen zu Berlín, Bernd Wolfgang, ha destacado que es la primera vez que todas estas obras pueden verse juntan en una misma planta expositiva y ha incidido en que se trata de una colección "fantástica".
En el marco de esta colaboración con el centro de arte alemán, la Obra Social 'la Caixa' también participa en un proyecto sobre el Siglo de Oro español que se podrá ver a partir de julio en la Gemäldegalerie de Berlín.
SIGLO XVIII
'Settecento. Obras maestras de la pintura italiana de los Staatliche Museeen zu Berlín' reúne algunos de los nombres esenciales de la historia del arte en Italia en el siglo XVIII, como Canaletto, Francesco Guardi, Giovanni Paolo Panini, Giuseppe Maria Crespi, Sevastiano Ricci o Giovanni BAttista Tiepolo.
La muestra está distribuida en cuatro ámbitos temáticos que permiten la diversidad y la vitalidad de la pintura de la época, centrada en las vistas urbanas, la representación del hombre, el modo de narrar la historia y la imagen religiosa.
El comisario de la exposición, Ángel Aterido, ha apuntado que los cuadros los han seleccionado y ofrecido desde los museos de Berlín, pero su orden expositivo ha sido configurado en Zaragoza.
VISIONES DE ITALIA
La primera parte de la muestra, 'Visiones de Italia: vedute, ruinas y paisajes', habla de la Italia del siglo XVIII que permanecía fragmentada, de tal suerte que, a finales del periodo, se contaban todavía 18 estados independientes, a veces de muy reducida extensión.
Como manifestación de esa autocomplacencia proliferaron las vistas urbanas. Conocidas como 'vedute', tuvieron gran demanda entre los viajeros y los aficionados a las artes admirados de Italia.
De hecho, muchas de esta capitales era escala obligada en el Grand Tour, un viaje cultural en boga entre las elites europeas de aquel tiempo. Aunque la pintura de vistas urbanas de generalizó en toda la península italiana, fue en Venecia donde se desarrolló la escuela de especialistas más afamada.
INTIMIDAD, FIESTA Y FANTASÍA
La segunda parte, 'Intimidad, fiesta y fantasía: el hombre del siglo XVIII', pone de manifiesto los cambios en los encargos artísticos ante el ascenso de los burgueses en la escala social.
Aunque la aparatosidad barroca siempre estuvo presente en los retratos de la alta nobleza, de manera paulatina fueren implantándose fórmulas más sencillas y directas. La representación de lo cotidiano cobró impulso entre los artistas de la época.
Son las escenas de galanteo, el teatro de las pasiones relatado con un realismo dulcificado que se asocia a la estética del Rococó. Las conexiones con Francia y sus cortes afines se convirtieron en una vía de entrada de esta nueva sensibilidad.
HISTORIAS Y EMOCIONES
En la tercera parte, 'Historias y emociones: modos de narrar', se refleja la forma en la que el reconocimiento de un pintor dependía de su capacidad para narrar grandes historias. No bastaba con temas anecdóticos.
Se trata de la norma del canon artístico barroco, y las nuevas generaciones, que aspiraban a medirse con la fama de sus antecesores, se enfrentaron al desafío con viejos o nuevos recursos. Algunos artistas optaron por prolongar las tradiciones locales; otros formularon alternativas más personales.
Todos los temas, fueran bíblicos, mitológicos o literarios, tenían elementos en común. En su mayor parte, se basaban en textos que por sí mismos gozaban de gran autoridad por tratarse de obras consagradas de autores clásicos o contemporáneos. Por consiguiente, la calidad expresiva de la pintura debía hacerles justicia y ser capaz de transmitir las emociones sentidas por sus protagonistas.
LA IMAGEN RELIGIOSA
La última zona de la exposición destaca las pinturas de tema religioso que sobrepasaban el estricto valor narrativo. En las imágenes de culto se produce una ambivalencia, debido, en parte, a que estaban hechas para ser contempladas de modo distinto.
Aunque muchas pinturas religiosas colgaban en las galerías de los coleccionistas, otras quedaban expuestas en espacios sagrados. Por ello, los pintores dieron gran importancia a este tipo de encargos en Italia, centro del mundo católico.
Al igual que en otras secciones de la exposición, se pueden advertir diferencias de estilo según el lugar de origen del artista: el equilibrio compositivo de las obras romanas de principios de siglo contrasta con el dinamismo veneciano de mediados de la centuria.
ACTIVIDADES
El director de CaixaForum Zaragoza, Ricardo Alfós, ha mencionado que alrededor de esta muestra se organizan una serie de actividades complementarias, además de visitas para familias.
Entre ellas, destaca una conferencia del comisario de la muestra, Ángel Aterido, este viernes, día 3, y un café-tertulia para grupos, que se realizará mediante reservas.