Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caos en la pasarela de Milán: la editora del 'Vogue' americano sólo irá tres días

Tres días no son suficiente, al menos para los próceres de la moda italiana. La editora del Vogue americano, Anna Wintour, ha anunciado que sólo visitará la MIlan Fashion Week durante tres días. La corta visita de la diva de la moda ha sublevado a propios y ajenos en esta pasarela.
 Anna Wintour, retratada en el filme El diablo se viste de Prada, ha abierto de par en par las puerts del infierno en la  Semana de la Moda de Milán. La editora del Vogue americano ha anunciado que sólo pasaría tres días en el evento y las casas de moda ya hacen malabares para que sus pases puedan ser vistos por Wintour. ¿La razón para acortar la visita? La diva tiene que viajar luego a Francia, a la pasarela parisina, y luego llegar a Los Ángeles para los Oscars, el 7 de marzo.
La agenda, por tanto, se comprimirá y los líderes de la industria lo tienen claro: todo sea por complacer a Wintour.
El festival italiano, uno de los punteros del mundo, se celebra entre el 24 de febrero y el 2 de marzo; pero los actos se concentrarán entre el 26 y el 28 de febrero.
Su decisión ha levantado ampollas entre los fanáticos de la moda. Algunos, incluso, la acusan de arrogante. El Corriere della Sera, el periódico más reputado de italia, lo dejaba claro en un titular: "Anna Wintour, la mujer que tiene a la moda italiana en la palma de la mano", resumía en un titular.
La editora de esta revista de origen británico, que se ganó a pulso el apodo de Nuclear, inspiró el personaje de Maryl Streep en la película.
Mario Boselli, presidente de la Cámara de la Moda de Italia, también se mostró crítico: "Quiere que los diseñadores adapten sus desfiles, que los ubiquen en esos tres días", declaró a The Daily Telegraph. "Y  esto tendrá malas consecuencias para mucha, mucha gente relacionada con esta industria, desde estilistas a modelos, pasando por los peluceros. Es una locura".