Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carlos Montero, Premio Primavera de Novela: "Ser guionista no es negativo, las editoriales cada vez nos buscan más"

Carlos Montero, XX Premio Primavera de Novela con 'El desorden que dejas', ha defendido este jueves la entrada de los guionistas en el campo de la literatura, asegurando que no es "visto como algo negativo" entre las editoriales, sino que cada vez les "buscan más".
Montero, creador de la serie 'Física o Química', ha explicado en declaraciones a Europa Press que, en su caso, fue la editorial Espasa la que vino a buscarle para su primera novela, 'Los tatuajes no se borran con láser' porque "estaban ávidos de encontrar a gente para contar historias".
"Los guionistas somos unos artesanos de contar historias y no tenemos ese punto de autor literario, por decirlo de alguna forma. En realidad lo que hacemos es muy parecido a la televisión, porque manejas instrumentos similares: personajes, tramas, diálogos...", ha señalado.
El autor ha asegurado que "una cosa maravillosa" de la profesión de guionista es "el anonimato", por lo que en su caso no pretende tener más visibilidad. Por el contrario, sí que defiende las reivindicaciones del sector, verbalizadas en los Goya por la ausencia de guionistas en la alfombra roja. "Hacemos bien en reivindicar nuestro espacio y nuestro voz, porque siempre hemos estado ninguneados", ha señalado.
Respecto a la novela premiada, ha precisado que se trata de "un thriller" orbitando sobre la ausencia de personas queridas. "Me interesaba la idea de contar cuando alguien pierde a un ser amado, ya sea por una ruptura o por la muerte, y se ve obligado a ordenar su mundo", ha añadido Montero.
La obra comienza con el acoso laboral a un profesor, aunque el escritor ha matizado que simplemente le ha servido "como punto de partida" y no es algo que desarrolle en el libro. Además, está narrado en una primera persona femenina con la idea de "romper las reglas" de la novela negra, "donde parece que siempre hay un protagonista masculino y fuerte".
Sobre el destino del dinero --el premio está dotado con 100.000 euros--, ha bromeado con que se lo habrá gastado "antes de la jubilación". Y al hilo de esta afirmación, ha mostrado su disconformidad con la actual incompatibilidad de la pensión y los derechos de autor en escritores activos, aunque entiende que "es un problema que más pronto que tarde se va a arreglar".