Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carlos Moyá sopla las velas junto a su hija Carla

La familia Moyá Cerezuela derrocha felicidad en su casa de Palma de Mallorca, donde Carlos y Carolina han celebrado el cumpleaños de la pequeña Carla y de su padre.
La hija del tenista y de la presentadora cumplió dos años con tan sólo nueve días de diferencia con Carlos, y los dos lo han celebrado bajo la entusiasta mirada de Carolina.
Además, la celebración ha sido aún más especial este año, ya que la familia espera un 'mini-Moyita', como dice la presentadora, para diciembre; un niño que haga compañía a Carla y formen la parejita.
Carolina, que presume de tripita, lleva una vida tranquila y se cuida mucho durante el embarazo, aunque las únicas molestias que tiene por su estado son los continuos mareos durante los viajes.
Y es que la pareja Moyá-Cerezuela parece poseer el secreto de la felicidad, según revela Carolina a la revista '¡Hola!': no perder el amor por su pareja, e ir a una en filosofía de vida y objetivos comunes.
Los dos son muy niñeros e iban desde el principio en busca de familia numerosa, y para su sorpresa, la pequeña Carla está tan entusiasmada con la llegada de un nuevo Moyá como sus padres.
De hecho, Carla, que pronto será la hija mayor de Carlos y Carolina, apunta maneras con la raqueta bajo la atenta mirada de Carlos, que como buen experto, hace de maestro y la observa emocionado. ¿Seguirá los pasos de su padre en las pistas?
Carlos sí que seguirá empuñando la raqueta, ya que la vida familiar es perfectamente compatible con las competiciones en torneos, con la única diferencia de que, desde diciembre, será uno más el que viaje para verle jugar.
Lo mismo hará Carolina, y continuará con su trabajo en la firma Morellato, ya que la empresa le permite encontrar el equilibrio necesario para trabajar y dedicarse a su familia.