Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carmen Iglesias (RAH), extutora de la infanta Cristina: "Estos errores suponen un antes y un después"

"Lo que se está viviendo con un partido que saca un catálogo de Ikea es una muestra de que en la democracia ha fallado la educación", asegura
La directora de la Real Academia de la Historia (RAH), Carmen Iglesias, ha asegurado este martes que "los errores" de la infanta Cristina suponen "un antes y un después" y espera que el proceso judicial en el que se ha visto implicada "pase ya".
Iglesias, antigua tutora de la infanta Cristina y de Felipe VI, ha sido cuestionada en un desayuno organizado por 'Vanity Fair' respecto a cómo ha vivido este proceso, reiterando que se trata para ella de "una situación triste" porque afecta a "personas valiosas".
"La infanta tiene muchas cosas muy positiva y estos errores suponen un antes y un después para ella misma. Lo siento y la sigo queriendo, le tengo mucho cariño, pero en su momento ya dije que tenían que hacer un gesto. Estamos en el final y a ver ya si pasa", ha añadido.
En cualquier caso, ha resaltado que se siente "a gusto" en una monarquía parlamentaria como la española, con un Rey que "es producto de la Constitución y la democracia". Iglesias ha defendido que este tipo de sistema ha sido "positivo" en los países en los que se ha mantenido en el siglo XXI.
"¿Cuál es el Gobierno más eficaz? De eso se trata, porque hay modelos presidencialistas que acaban en despotismo y monarquías que funcionan y dan estabilidad. Yo no querría vivir en una monarquía absoluta, pero sí me encuentro a gusto en una parlamentaria, que además creo que tiene futuro", ha señalado.
Así, ha insistido en que el relevo generacional que se ha producido en la institución con la llegada de Felipe VI ha sido "positivo". "No sé si la monarquía corría riesgo, pero el cambio ha sido oportuno. Las cosas no permanecen para siempre", ha destacado.
La directora de la RAH también ha abordado la actual situación política, lamentando que haya "un exceso de reverencia" hacia los dirigentes y que "se convierta casi en la única conversación de todos". "Los políticos no están respondiendo y minusvaloran a una sociedad civil cada vez más potente", ha alertado.
EL CATÁLOGO DE IKEA
A su entender, "lo que se está viviendo con un partido con un catálogo de Ikea o el populismo" es una muestra de que "en la democracia ha fallado la educación. "Se ha fragmentado la educación y se ha permitido la tergiversación de la Historia hasta extremos grotescos, y eso es un debe que hay que poner a los partidos tradicionales", ha afirmado.
"Cuando se quiere planificar desde arriba despreciando la realidad se cometen errores graves. Los fallos de los partidos nuevos están vinculado a los de los otros partidos, descuidando la educación y con una tendencia reglamentista que se mete demasiado en cosas concretas", ha criticado.
Respecto a la campaña, ha aseverado que en algunas ocasiones está "siendo lamentable" y considera que "no están empleando argumentos" en los debates, sino que es "una apelación a los sentimientos y a las pasiones". "Además del bajo nivel, el discurso es agresivo porque se trata de destruir al otro", ha indicado.
CERVANTES OLVIDADO
Iglesias ha defendido de nuevo el concepto de 'liberal', término que, a su entender, soporta "una desconfianza que irrita". "Lo liberal está vinculado a lo mejor de la cultura española: mientars no dañes a los demás puedes hacer lo que quieras. Tiene mala prensa por una mentalidad de izquierda radical que lo asocia al neoliberalismo económico", ha aclarado.
Por último, también ha lamentado que en España no haya "entusiasmo" por la figura de Cervantes, en comparación con el trato que otros países como Reino Unido han tenido con Shakespeare. "¿Por qué no tenemos ese entusiasmo? No solo los políticos y empresarios se olvidan de la cultura, sino que también ha vuelto algo que se creía desterrado: pensar que lo nuestro siempre es peor", ha concluido.