Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carnaval gay como colofón en Brasil

La celebérrima playa brasileña de Ipanema se llenó el pasado martes de indios emplumados y policías, protagonistas de la alocada fiesta de la popular y cuarentona Banda de Ipanema, que en los últimos años se ha convertido en un oficioso desfile del orgullo gay.
Fundada en 1965, la Banda de Ipanema es uno de los más tradicionales 'blocos', pequeñas bandas de percusionistas que recorren las calles de Río al margen de los grandes desfiles de las escuelas de samba. Las normas, el aforo limitado y el alto precio del Sambódromo ha hecho crecer estos 'blocos', que sólo exigen ganas de fiesta para participar.
Armados con sus instrumentos y uniformados con coloristas disfraces, los integrantes de esta comparsa invaden todos los años, en tacones, el tranvía que sube por las empinadas cuestas del bohemio barrio de Santa Teresa, mientras la gente se agolpa junto a las vías para desatar su alegría. IM