Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andy Cartagena abre la Puerta Grande en la Feria de San Isidro

En una plaza de Las Ventas en la que colgaba el cartel de "no hay billetes",  Andy Cartagena ha logrado dos orejas, en la primera fiesta de rejones de la Feria de San Isidro de este año. Los toros de "San Pelayo", que debutaban en esta madrileña plaza, no han sido fáciles de lidiar. Han completado el cartel Pablo Hermoso de Mendoza, que ha cortado una oreja, y Joao Moura, que se ha ido sin trofeos.
El triunfador de la tarde en la corrida de rejones, Andy Cartagena, ha destacado que "la mayor satisfacción es haber cortado dos orejas en Madrid, y aún más porque los toros se presentaban complicados. Para los críticos se trata de un premio excesivo, si se tiene en cuenta "el bajonazo con el que ha matado al toro". Aún así, el jinete ha encandilado al público con su elegancia y espectacularidad.
Cartagena quiso compartir protagonismo con su cuadra y, de manera especial, con 'Pericalvo', el caballo con el que ha triunfado. Se trata de "un animal muy artista, este año está dando una dimensión muy buena. Hoy lo ha demostrado con creces".
Triunfador también de la tarde, aunque en menor grado, ya que sólo ha cortado una oreja, ha sido Pablo Hermoso de Mendoza, quién ha señalado que se siente muy contento, aunque más que "arte de verdad", ha sido cuestión de "echar toda la carne en el asador para poder lucirse un poco".
Discreta actuación
El portugués Joao Moura que abría el cartel, ha demostrado maestría y clase en la monta, pero los fallos al matar le han impedido el triunfo: "los toros no han ayudado, y en Madrid hay que tener toros para poder llegar a la gente, creo que he hecho todo lo que he podido" ha comentado el rejoneador al término del festejo.
La corrida de "San Pelayo", ganadería propiedad del matador de toros Pedro Gutiérrez Moya "Niño de la Capea", del encaste familiar "Murube", que debutaba en Las Ventas, no ha sido fácil de lidiar. Los Toros han obligado mucho a los jinetes que, apoyados en sus magníficas cuadras han echado mano de la técnica y el valor para lograr una tarde de rejones muy interesante.