Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Castillo de Púbol reabre con una muestra sobre la obra gráfica de Dalí

La Fundació Gala-Salvador Dalí ha inaugurado hoy la temporada del Castillo de Púbol con la exposición temporal "Alchimie des philosophes", sobre la obra gráfica del pintor ampurdanés, que se podrá ver hasta el 31 de diciembre.
La muestra la han inaugurado el crítico de arte Daniel Giralt-Miracle, la directora del Centro de Estudios Dalinianos, Montse Aguer, y la comisaria de la exposición, Juliette Murphy, experta en obra gráfica de Dalí.
Es la primera vez que la Fundación Dalí organiza una exposición sobre la obra gráfica del artista y lo hace en Púbol, lo que permite evaluar el resultado de un trabajo de investigación de estas características.
Se trata de unas estampas para un libro de autor donde Dalí combinó las ilustraciones con textos relativos a alquimia, antiguos, estableciendo un diálogo entre la pintura y la poesía.
La muestra consta de quince piezas, los diez grabados que integran la serie "Alchimie des philosophes", una obra del año 1976, dos planchas originales grabadas por Salvador Dalí y el libro-objeto con el mismo título que contiene dos volúmenes y los grabados en el interior, así como las herramientas de punta seca que utilizó el genio.
La exposición, según Montse Aguer, responde a la voluntad de la Fundación Dalí de difundir una faceta poco conocida y estudiada del artista, la obra gráfica.
Desde el 2002 han llevado a cabo una intensa labor de investigación en este campo basada en la documentación y la caracterización de la fisicoquímica de los materiales y las técnicas de los fondos de la Fundación.
La obra gráfica representa una parte importante de la producción artística daliniana, tanto por el volumen de obra como por la creatividad y la calidad de su ejecución.
Dalí se sintió cautivado por las posibilidades que ofrecía la reproducción múltiple, una forma de arte que le acerca a un público mucho más numeroso y diverso.
En su vertiente de publicista y personaje público más o menos extravagante, el artista se asegura, de manera ambigua, fama y renombre gracias a la obra en serie.
Según Aguer, como entidad científica en el mundo daliniano la Fundación Gala-Salvador Dalí considera que ha llegado el momento de reafirmar el prestigio del genio ampurdanés en el campo de la obra gráfica y situarlo en el lugar que le corresponde.
"Alchimie des philosophes" es una obra de madurez que resume las inquietudes y la trayectoria del artista como grabador.
Es además una edición cuidada en forma de libro-objeto o libro de artista, un ejemplo de diversidad de técnicas, maestrazgo y experimentación; así como uno de los pocos casos en que se conservan en la Fundación Dalí las planchas de cobre inutilizadas que se usaron para estampar la edición, dibujadas a punta seca directamente por el artista.
La comisaria de la exposición, Juliette Murphy, ha destacado también la calidad de los grabados.
"Es un conjunto que realmente destaca porque es de una gran belleza, es una maravilla, pienso que Dalí tiene muchas facetas diferentes en su obra gráfica, y ésta es una de las más espléndidas de su última época", ha indicado Murphy.
En esta edición, Dalí combina las estampas con textos alquímicos antiguos (la tradición china, hebrea, árabe, etc), estableciendo un diálogo que une la visión del artista con la palabra escrita, lo que revela la complicidad entre lo poético y lo pictórico.
Los textos muestran de qué manera Dalí reflexiona sobre los grandes interrogantes de la existencia y las estampas ilustran los textos modernizando lo antiguo con imágenes contemporáneas.