Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña se abre al mundo con un dinámico espacio en la Bienal de Venecia

Este espacio, situado en uno de los "Almacenes de la sal" de la ciudad de los canales y que se incluye dentro de la sección de "Eventi collaterali" de la muestra, fue presentado hoy, entre otros, por el vicepresidente de la Generalitat, José Luis Carod-Rovira (en la imagen). EFE/Archivotelecinco.es
Cataluña se suma al universo artístico internacional con un dinámico espacio propio en la 53 edición de la Bienal de Venecia, en el que las propuestas audiovisuales ganan espacio a la tradición y con el que se pretende mostrar la visión catalana del arte contemporáneo.
Este espacio, situado en uno de los "Almacenes de la sal" de la ciudad de los canales y que se incluye dentro de la sección de "Eventi collaterali" de la muestra, fue presentado hoy, entre otros, por el vicepresidente de la Generalitat, José Luis Carod-Rovira.
"Nada más entrar se nota que no estamos ante una manifestación (artística) tradicional. No hay un catálogo ni un inventario tradicional de las obras", ha dicho Carod-Rovira durante la presentación del espacio.
"Tenemos un gran interés en presentar a Cataluña como lo que es: un espacio abierto, dinámico y permanente de creatividad, imaginación, talento, transgresión e iconoclasta", ha añadido.
"La comunidad inconfesable" es el nombre de esta exposición, cuyo comisario es Valentín Roma y en la que se incluyen obras de todo tipo de varios artistas, quienes plantean la idea de lo comunitario a partir de dos territorios: el territorio del arte y el territorio que es Cataluña.
"Arte y Cataluña son la suma de dos tensiones permanentes y por eso son fuentes de creatividad", ha afirmado el vicepresidente de la Generalitat, quien quiso agradecer al Institut Ramon Llull el trabajo realizado para llevar el arte catalán a esta exposición internacional.
"Tenemos por primera vez un pabellón en la Bienal de Venecia y esto permite una visibilidad internacional de primer nivel para las artes plásticas" de Cataluña, ha apuntado.
La propuesta catalana, que obtuvo derecho a acudir a la Bienal de Venecia en base al criterio de un jurado internacional, presenta tres obras diferentes, articuladas en tres soportes muy distintos: una exposición, una publicación y una página web.
En estos soportes son expuestas las obras de Daniel G. Andújar, de Pedro G. Romero y de Elvira Pujol y Joan Vila-Puig, quienes exhibirán a partir del próximo domingo día 7 y hasta el 22 de noviembre sus propuestas artísticas al gran público.
Andújar plantea su "Archivo postcapital", proyecto multimedia de unos 250.000 documentos; Romero aporta su "Archivo FX", fondo de imágenes sobre la iconoclasta anticlerical, mientras que Pujol y Vila-Puig muestran "Sitesize", plataforma que explora el territorio del análisis social en el área metropolitana de Barcelona.
Este pabellón "es un observatorio del actual momento innovador del arte de Cataluña", ha incidido Carod-Rovira, quien ha rehusado pronunciarse sobre el Pabellón de España, que apuesta por una fórmula expositiva más tradicional, con la obra más reciente del pintor mallorquín Miquel Barceló.
Ante las preguntas de algunos periodistas sobre la presencia independiente catalana en la Bienal de Arte de Venecia, el vicepresidente de la Generalitat ha asegurado que no ha viajado a la ciudad de los canales para "convertir lo que es una presencia positiva de Cataluña en una dimensión no positiva".
"El arte no tiene fronteras y esta presencia catalana en Venecia es una mirada desde Cataluña al arte", ha apuntado el político.
Por su parte, el conseller de Cultura y Medios de Comunicación de la Generalitat, Joan Manuel Tresserras, también presente este viernes en Venecia, ha destacado que el Pabellón de Cataluña es el fruto de "una intervención potente y densa, que se ha planteado con mucho rigor".
Según Tresserras, esa voluntad de rigor y de densidad cultural es lo más destacable de una propuesta artística con la que se pretende "dar voz" a los movimientos sociales "muy interesantes" que se están produciendo actualmente en Cataluña.