Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"'Celda 211' es un golpe de suerte"

Alberto Ammann ha entrado en el cine por la puerta grande, por la puerta de 'Celda 211'. Este chico argentino, que soñaba con ser actor, ha dado la campanada dando vida a Juan Oliver, un funcionario de prisiones novato envuelto en un motín que le ha catapultado a la candidatura al Goya a Mejor actor revelación. Prefiere no verse favorito y siente "vértigo" porque todo ha sucedido demasiado rápido. Sin embargo, sorprende su capacidad autocrítica cuando reconoce que "el ego traiciona" y que está aprendiendo "a ser crítico pero no destructivo".
Primer trabajo y catapultado al éxito, ¿no siente vértigo?
Si hay vértigo. Todavía no me lo planteo como catapultado al éxito, realmente creo que he trabajado y estudiado para ser actor y siento como si los astros se hubieran conjugado a favor. 
¿Celda 211 es el proyecto con el que todo actor sueña?
Sí, es un caramelo para cualquier actor. Realmente, es un golpe de suerte. Desde mi punto de vista es un peliculón que tiene momentos realmente magistrales.
Carlos Bardem y Daniel Monzón dicen que usted ha sido una revelación y que se merece el Goya, ¿pesan estas palabras?
Lo tomo con muchísimo aprecio. No sólo Daniel, si no Carlos fue muy importante para mi porque él no intentó ayudarme con consejos sino compartir su experiencia.
¿Cómo fue verse por primera vez en la gran pantalla y con un papel protagonista?
Sentí como si un tren me hubiera pasado por encima. El guión siempre me pareció bueno pero al principio no tienes la capacidad para tomar distancia. En aquel momento, me preguntaban y estaba muy muy aturdido. La primera vez que fui capaz de verla con distancia fue en Venecia. Con el tiempo, he ido aprendiendo a aceptar los que está bien y a valorar aquello a lo que uno no llega. He aprendido a ser crítico pero no destructivo. El ego traiciona mucho y se duele y hay que hacer un trabajo importante para mirar con criterio.
Alberto Ammann frente a Luis Tosar es como Juan Oliver frente a 'Malamadre', ¿se puede hacer esta comparativa?
Manuel Morón me dijo que tenía mucho como Alberto para darle a Juan. Él había sido profesor mío y me ayudo mucho. Y si se puede hacer la comparativa. Los dos éramos principiantes. Luis fue muy importante para mí.
¿Es difícil ser principiante con Luis Tosar?
El trabajo con Luis fue maravilloso. La prueba con él ya fue un regalo. Obviamente, soñaba con conseguir el papel pero sólo hacer la prueba ya fue todo un regalo. Creo que hicimos bien la prueba y hubo química. Luego, en el rodaje me abrigo mucho. Yo llegaba con muchas inseguridades no sólo a nivel interpretativo sino a nivel de experiencia.
¿Su quiniela para la gran noche del cine español?
Celda, absolutamente. Hay premios que tengo seguros con los de Luis Tosar y Daniel Monzón. Daniel Monzón ha hecho un trabajo excelente. Para mí, es ganador.