Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director del Cervantes recuerda la "extraordinaria campechanía y habilidad" de García Márquez

"Enriqueció la prosa castellana con una vieja tradición, la de saber contar transmitiendo lo que está más allá de la sustancia de los hechos"
El director del Instituto Cervantes y exdirector de la Real Academia Española (RAE), Víctor García de la Concha, ha recordado este viernes a Gabriel García Márquez como una persona "de extraordinaria campechanía y extraordinaria habilidad" y ha relatado que le conoció con motivo de la edición conmemorativa que hizo la RAE de 'Cien años de soledad', en 2007.
Además, como lector de sus obras, le ha elogiado como "uno de los escritores que ha enriquecido más la prosa castellana" y ha remarcado que lo hizo "con una vieja tradición, la tradición de contar, y de saber contar sobre todo lo que está más allá de la sustancia de los hechos que se cuentan".
"Contar con esas elipsis, con imágenes, con circunloquios con los que va enriqueciendo lo que es más que un puro relato de hechos y se convierte en un verdadero poema, que es lo que es 'Cien años de soledad'", ha resumido García de la Concha, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press.
El que fuera director de la RAE ha detallado que le conoció con motivo del 40 aniversario de la publicación de la novela, en 2007, y que el escritor colaboró personalmente revisando las distintas versiones que existían del texto, con un sistema de cuadros sinópticos. García de la Concha conserva aún esas galeradas, que ha calificado de "tesoro", aunque "pequeño porque son comas y tachaduras".
Y ha relatado también el empeño que mostró 'Gabo' en ver al Rey Juan Carlos con motivo del IV Congreso Internacional de la Lengua Española, que debía celebrarse en 2007 en Colombia. El escritor quería que se celebrase en Cartagena de Indias, mientras el entonces presidente colombiano, Álvaro Uribe, y el expresidente Belisario Betancourt se inclinaban por Medellín.
"Él decía que a Medellín no iba, y que tampoco iba Carlos Fuentes, ni Álvaro Mutis", ha rememorado. Finalmente hubo dos congresos, uno de las Academias en Medellín y el IV Congreso Internacional en Cartagena, donde García Márquez recibió un homenaje que García de la Concha ha calificado como lo más "absolutamente brillante y emocionante" que recuerda.
HOMENAJE EN CARTAGENA EN 2007
En ese homenaje, ha relatado, estuvo "todo el pueblo volcado, los escritores, los profesores de universidad, los Reyes, el presidente Clinton que llegó y se sentó donde pudo, caían mariposas amarillas del texto, cantaban vallenatos unos muchachos...".
Según ha recordado, García Márquez le había dicho que no quería hablar en ese acto, que estaba "muy nervioso", pero finalmente sí habló, e incluso le dijo después que había "tomado muchas fuerzas" y que quería continuar escribiendo sus memorias.
No obstante, después de aquel congreso "memorable" sus contactos fueron sólo telefónicos", principalmente con su esposa, Mercedes, y se dio cuenta de que el escritor "se iba ya deteriorando".