Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chile llena de neón uno de los pabellones de la Bienal de Arte de Venecia

Antonio Arévalo, uno de los comisario del Pabellón de Chile en la 53 edición de la Bienal de Arte de Venecia. EFE/Archivotelecinco.es
El chileno Iván Navarro llena de neón el Pabellón de Chile en la 53 edición de la Bienal de Arte de Venecia, que alberga tres composiciones lumínicas del artista bajo el título de "Threshold".
Esta muestra, cuyos comisarios son Antonio Arévalo y Justo Pastor Mellado, quedará abierta al gran público, como el resto de exposiciones de la Bienal de Arte, a partir de mañana y hasta el próximo 22 de noviembre.
En una sala totalmente oscura del complejo del Arsenal de Venecia, el artista chileno sorprende a los visitantes del Pabellón de Chile con una composición de trece puertas de aluminio iluminadas con luces de neón en su interior, formando un moderno arco iris bajo el título de "Death Row".
A esta composición le acompañan "Resistance", una bicicleta que se ilumina al pedalear y que acompaña a un vídeo sobre la plaza neoyorquina de Times Square, y "Bed", una escultura circular fija al suelo en el que queda iluminada la palabra "cama" en inglés.
Con esta obra, Navarro plantea la cuestión sobre la posibilidad de que exista un mundo más allá de las paredes, aunque, a la vez, elimina toda esperanza para el ser humano de llegar a alcanzarlo.
Los materiales que el chileno utiliza dependen totalmente de la energía eléctrica, una energía con la que ilumina uno de los seis pabellones propios con los que los países latinoamericanos cuentan en la 53 edición de la Bienal de Arte de Venecia.