Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cien años de Gerda Taro, la primera fotoperiodista muerta en una guerra

Fotografía de archivo de la fotógrafa Gerda Taro y el fotorreportero Robert Capa. Era julio de 1937 cuando Gerda Taro pasó a ser considerada "mártir antifascista" por el Partido Comunista Francés (PCF) tras encontrar la muerte en Brunete (Madrid), a los 26 años, bajo las cadenas de un tanque republicano que aplastó literalmente la mitad de su cuerpo. EFEtelecinco.es
Era julio de 1937 cuando Gerda Taro pasó a ser considerada "mártir antifascista" por el Partido Comunista Francés (PCF) tras encontrar la muerte en Brunete (Madrid), a los 26 años, bajo las cadenas de un tanque republicano que aplastó literalmente la mitad de su cuerpo.
Un final épico para la primera fotoperiodista que falleció en un conflicto y que, en realidad, pasó a la Historia de la Fotografía por ser la pareja personal y profesional de Robert Capa, el fotógrafo de la mítica instantánea del miliciano en la Guerra Civil española y cofundador de la agencia francesa Magnum.
Pero el tiempo pone a cada uno en su lugar. Cuando se cumple el centenario de su natalicio, 1 de agosto de 1910, su valía se empieza a respetar independientemente de Robert Capa, ante todo por las tesis de dos investigadores -Irme Shaber y François Maspero- y la labor del Internacional Center of Photography (ICP) de Nueva York.
La dificultad para estudiar el legado de Gerda Taro estriba en que su carrera fotográfica es breve, teniendo en cuenta que murió unos días antes de cumplir 27 años, y que en una gran parte de su trayectoria trabajó como agente y en colaboración con Robert Capa.
La alemana Gerda Taro y el húngaro Robert Capa -cuyos nombres originales eran Gerta Pohorylle y Endre Friedman- decidieron inventarse la figura de un fotógrafo con glamour llamado Robert Capa en un París de Entreguerras de 1936.
La jugada les salió redonda hasta que les descubrieron, de ahí que parte de los contactos de las fotografías estén firmadas como "Capa" y "Capa-Taro" aunque los investigadores mantienen la teoría que los dos trabajaron conjuntamente y firmaron sus tomas como "Capa".
Y ahí radica el problema: definir el estilo de la mirada de Taro es complicado debido a la brevedad de su carrera profesional, que se desarrolló en la cobertura del bando republicano de la Guerra Civil española.
Por lo que sus biógrafos Shaber y Maspero y los comisarios del ICP toman como referencia sus fotos de la contienda española donde se tiene constancia que se separó de Capa, que firmó sus fotos y que trabajó para revistas y diarios franceses.
Ello conlleva una revisión de las atribuciones de las fotos de Capa, ya que ningún familiar de Taro (1910-1937) sobrevivió, debido a que eran judíos y murieron durante el régimen nazi. En cambio, a la muerte de Capa su archivo pasó a manos de su hermano y de Magnum.
De ahí que se haya encontrado "en el reverso de pruebas de contacto de negativos de la época la leyenda 'Photo Gerda Taro, Black Star', que ha sido tachada por 'Credit Robert Capa-Magnum', dijo en entrevista con Efe François Maspero, autor de "Gerda Taro, la sombra de una fotógrafa" (La Fábrica Editorial).
Hace tres años, el ICP, que alberga la mayor colección de fotos de Gerda Taro, organizó una monográfica de la fotógrafa que ahora acoge hasta septiembre próximo el Círculo de Bellas Artes de Madrid bajo el título "Gerda Taro/This is War! Robert Capa at Work", una muestra comisariada por dos expertas del ICP en Taro, Cynthia Young y Kristen Lubben.
Todas ellas son revisiones históricas que en breve prometen una sorpresa mayúscula: el próximo 24 de septiembre, el ICP inaugurará la exposición "La Maleta Mexicana" con "algunos de los trabajos más importantes" de Taro, Capa y Chim (David Seymour) que mostrarán "la autoría de numerosas imágenes de Capa, Chim y Taro que han sido confirmadas o retribuidas", informó a Efe el ICP.
En consecuencia, el ICP ha atribuido más imágenes a Gerda Taro y "el material que contiene 'La Maleta Mexicana' supone un punto de inflexión en la historia del fotoperiodismo", según una de las instituciones más prestigiosas de fotografía en el mundo.