Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coca y Marduix mezclan actores y figuras para recrear el mito de Ifigenia

De izda a dcha. Los actores Cristina Raventós, Ester Bové, Jaume Comas, el director Jordi Coca, Joana Clusellas, Jordi Pujol y Carles Arquimbau posan durante la presentación, hoy dentro del Festival Internacional Grec, la obra "Ifigènia", un espectáculo sobre los personajes trágicos de Eurípides, Agamenón e Ifigenía, en el que resalta su vertiente más política. EFEtelecinco.es
El director teatral Jordi Coca se alía con la compañía Marduix Titelles y mezclan actores con objetos y figuras para representar en el Teatro Lliure, entre el 9 y el 12 de julio, el mito de Ifigenia, a la que dan un perfil más político y de resistencia al sacrificio.
En esa aventura, que figura en la programación del Grec y que se verá en el Festival Temporada Alta de Salt (Girona) en octubre, el dramaturgo cuenta con los actores Carles Arquimbau y Jaume Comas, al lado de Joana Clusellas y Jordi Pujol, los dos últimos de Marduix.
Con "clara predilección por los perdedores" confiesa, Coca aborda su "Ifigenia" para decir a los espectadores: "si existen Ifigenias, y por tanto víctimas inocentes, es porque nosotros somos cómplices de ello con nuestro silencio".
Coca ha escrito un nuevo texto para la representación del mito en un espectáculo en el que aparecen, de una manera o de otra, los personajes de la tragedia clásica griega de Eurípides, desde Agamenón y Aquiles hasta Ifigenia y la diosa Artemisa.
Según ha explicado Coca, el mito de Eurípides plantea que Ifigenia acaba entendiendo las razones de su padre Agamenón y acepta que su sacrificio es necesario por el bien colectivo, mientras que en su obra propone que "Agamenón es un criminal y que Ifigenia se resiste a morir".
Según la mitología, Ifigenia, hija de Agamenón, debía ser sacrificada para apaciguar a la diosa Artemisa, que quería castigar a Agamenón por haber matado a un ciervo sagrado en una arboleda sagrada y alardear de ser mejor cazador.
Coca y Marduix, compañía que cumple ahora sus treinta y tres años de historia en el teatro de títeres, unen esfuerzos y hacen surgir en este espectáculo todo tipo de personajes gracias a la manipulación de objetos.
La diosa Artemisa está representada por una especie de tul azul celeste que flota en un espacio escénico lleno de figuras, volúmenes y colores.
Joana Clusellas, del grupo Marduix, ha explicado que con este espectáculo su grupo emprende "una aventura maravillosa porque ha sido un descubrimiento de posibilidades".
Después de 33 años de historia, Marduix quería "hacer otra cosa, sin dejar su línea de siempre, e ir un poco más allá".
El actor Jaume Comas se ha sumado a este espectáculo y recrea a Agamenón, tras haber representado en el teatro a otro personaje histórico, el Archiduque de Austria, en "Mort de Dama".
Carles Arquimbau, por su parte, ha considerado que con este espectáculo Marduix se enfrenta con un proyecto que no tiene nada que ver con lo que han estado haciendo hasta ahora porque "aquí hay más manipulación de figuras, no tiene nada que ver con los títeres".
"Es un espectáculo mágico, aquí hacemos teatro total y es tan importante el texto como la manipulación de las figuras como la música y el texto", ha agregado Arquimbau.
Muestra de esa manipulación de objetos es que el que representa a la diosa Artemisa tiene varios tratamientos, que van desde una aparición engañosa y agradable a la de un "alien".
Jordi Coca dedica este espectáculo al recientemente desaparecido Josep Palau i Fabre, por el tratamiento que daba a los mitos.
El autor ha explicado que esta obra "la muerte está muy presente", ya sea "una muerte natural o debida a la violencia que supone una muerte arbitraria, como un suicidio".