Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad de Madrid acoge más de 500 procesiones y siete municipios con Fiesta de Interés Turístico Regional

La Comunidad de Madrid acoge durante estas fiestas de Semana Santa más de 500 procesiones, a la que acudirán unas 800.000 personas, ya que casi todos los municipios tienen sus propias procesiones.
Siete municipios madrileños cuentan además con la denominación de Fiesta de Interés Turístico Regional, entre las que se encuentra Morata de Tajuña, Torrejón de Ardoz, la Pasión de Daganzo, la Semana Santa de Alcalá de Henares; la Procesión del Encuentro de Móstoles, la Pasión de Jesús de Villarejo de Salvanés y de Carabaña, y la Pasión de Chinchón que además está declarada, junto con el Vía Crucis, de Interés Turístico Nacional.
Por ejemplo, la procesión del Encuentro de Móstoles, en el Domingo de Resurrección, se caracteriza por los arcos de romero florido que están presentes en diferentes puntos del recorrido, y por el encuentro de los dos pasos: el Cristo Resucitado, de la Cofradía Jesús Nazareno y Cristo Resucitado y donado por una vecina a la Parroquia de la Asunción en 1943; y el paso de la Soledad, perteneciente a la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad.
Al encontrarse, las dos imágenes han simulado un saludo por tres veces gracias a sus costaleros. Entre salvas, vítores y aplausos y el himno nacional interpretado por la Banda Municipal Juvenil, la procesión ha continuado su recorrido hasta el final del itinerario, en la Plaza de Ernesto Peces, donde se ha celebrado la tradicional misa solemne.
Por otro lado, en Torrejón de Ardoz ya hay constancia de que el siglo XVI la Cofradía de la Bula del Santísimo Sacramento organizaba procesiones de Semana Santa en el municipio, aunque la verdadera consolidación de esta celebración se produjo en el siglo XVIII, con la constitución de las cofradías de Nuestra Señora del Rosario y de la Vera Cruz y Nuestra Señora de la Soledad.
Entre los pasos destacan el conocido como 'El Calvario', con las imágenes de Cristo y La Dolorosa, datado en los siglos XVI o XVII y atribuido a la escuela de Gregorio Fernández, máximo exponente de la escultura religiosa castellana del Barroco.
Destaca también esta Semana Santa, que fue declarada el año pasado por el Gobierno autonómico como Fiesta de Interés Turístico Regional, la participación infantil en el paso de 'La Santa Cena', el Jueves Santo, que es portado por 20 niños de entre 6 y 12 años.
DAGANZO, UNA REPRESENTACIÓN EN 360 GRADOS
Por su parte, la Pasión de Daganzo tiene una peculiaridad que la diferencia del resto de representaciones de la Pasión de Cristo y es la disposición circular de las escenas, lo que permite a los espectadores ver la representación en 360 grados, sin necesidad de desplazarse por las estaciones de la Pasión.
La fiesta de Daganzo se remonta a 1986, lo que la convierte en la tercera representación de La Pasión más antigua de la región. Tiene lugar el Viernes Santo, en la Plaza de la Villa, donde se instalan varias plataformas y los decorados.
Los vecinos, que se encargan de preparar los decorados y vestuarios, se convierten en actores para representar los tres últimos días de vida de Jesucristo desde su entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, en 16 escenas basadas en los textos de los Evangelios. Los espectadores se sitúan en la parte central de la plaza, y las escenas se suceden a su alrededor.
Los criterios que tuvo en cuenta también en 2014 la Comunidad de Madrid para declarar esta fiesta de interés han sido el origen y antigüedad de la celebración, su raigambre en el pueblo y su valor cultural y atractivo turístico.