Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Concluye la campaña arqueológica en Burgos con miles de restos de diversas especies

José María Bermúdez de Castro, co director del equipo científico de Atapuerca, durante una comparecencia ante los medios en la que ha destacado que el hallazgo en el yacimiento de la Sima del Elefante de dos piezas de industria lítica, así como de huesos con marcas de corte en sedimentos de hace más de 1,2 millones de años apuntan a que la presencia humana en la Sierra de Atapuerca puede ser más antigua a la conocida hasta el momento. EFEtelecinco.es
Las evidencias sobre la presencia humana en Atapuerca más allá de 1,2 millones de años, el hallazgo de instrumentos de industria lítica de los neandertales y los restos que permitirán la reconstrucción de un nuevo cráneo del Homo heildibergensis son los hallazgos más destacados de la campaña que finalizará el domingo.
En esta campaña se han vuelto a obtener miles de restos fósiles en los diversos yacimientos del complejo pertenecientes a diversas especies y épocas.
José María Bermúdez de Castro, codirector del equipo científico de Atapuerca ha destacado que el hallazgo en el yacimiento de la Sima del Elefante de dos piezas de industria lítica, así como de huesos con marcas de corte en sedimentos de hace más de 1,2 millones de años apuntan a que la presencia humana en la Sierra de Atapuerca puede ser mas antigua a la conocida hasta el momento.
Asimismo han destacado que en el yacimiento conocido como Galería de los Estatuas se han recuperado abundantes restos de fauna y un interesante conjunto de piezas de "industria musteriense", que es la propia de los neandertales.
Su cronología se sitúa en torno a los 45.000 o 50.000 años y se trata del único yacimiento de esta época conocido en las cuevas de la Sierra de Atapuerca, que evidencia la presencia de esta especie.
Respecto al yacimiento de la Sima de los Huesos se están recuperando importantes fragmentos craneales que, junto a fragmentos de campañas anteriores, están permitiendo reconstruir un nuevo cráneo humano muy completo.
Según el equipo científico de Atapuerca se trata de un acontecimiento "sin precedentes" desde los históricos descubrimientos de 1992.
Hay que recordar que ese año la Sima de los Huesos alcanzó renombre internacional al hallarse allí tres cráneos humanos muy completos denominados, respectivamente, como Cráneo 4 que fue llamado "Agamenón"; Cráneo 5, bautizado como "Miguelón"; y Cráneo 6, todavía sin designación propia.
Desde entonces se han hallado numerosos fragmentos craneales aislados que han permitido a los científicos reconstruir otros cráneos humanos en diferente estado de conservación.
La Sima de los Huesos es una pequeña cavidad al pie de una sima vertical de unos catorce metros de caída, donde se encontraron los primeros fósiles humanos de la Sierra de Atapuerca en 1976, hace ahora 30 años.
Las excavaciones sistemáticas en la Sima de los Huesos comenzaron en 1984 y desde entonces se han encontrado más de 6.500 fósiles humanos de la especie "Homo heidelbergensis", de hace más de 500.000 años.
Se trata, según los directores del equipo científico de Atapuerca, de la mayor acumulación de fósiles humanos de la historia, hasta el punto que se han hallado más fósiles humanos que en el resto de yacimientos del planeta para cualquier época.
En el yacimiento de Cueva Mayor se ha encontrado de un sepulcro colectivo y de una inhumación individual, pertenecientes probablemente al periodo calcolítico, entre 4.000 y 5.000 años de antigüedad, momento en que, según piensan los científicos, esta cueva fue utilizada como zona sepulcral por las comunidades de pastores y agricultores que poblaban la zona.
En el sepulcro colectivo, decenas de individuos de diferentes edades y sexos fueron depositados juntos, unos sobre otros, acompañados de sencillas ofrendas, como pequeños recipientes cerámicos sin decoración y conchas de la especie fluvial Margaritifera, mientras que en el extremo opuesto de la cueva una chica de unos 15 años fue enterrada sola, sobre una repisa de roca, portando ornamentos fabricados con conchas marinas.
En opinión de los investigadores el distinto tratamiento dado a los diferentes individuos, al que hay que añadir el que mostraban los restos humanos canibalizados hallados en la cueva en la campaña de 2000, ponen de manifiesto la complejidad del universo funerario de estos grupos, y abre las puertas al conocimiento de su estructura social y su mundo simbólico.
Bermúdez de Castro ha afirmado que la campaña de este año, que finaliza el domingo, ha cubierto todas las expectativas del equipo científico.