Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conoce la historia y la cultura de Valencia sin que se resienta el bolsillo

Las Torres de Serranos, una de las puertas que custodian la ciudad de Valencia.telecinco.es
Ubicadas en la plaza de los Fueros, s/n, el nombre de las Puertas se debe a que están situadas al noroeste del casco antiguo, la entrada natural de quienes procedían de la zona de la Serranía, comúnmente denominados "los serranos".
Desde aquí y cruzando el puente de Serranos podemos dirigirnos hasta el Museo de Bellas Artes (en la imagen inferior), que encontraremos junto al viejo cauce del río Turia, en la calle San Pío V, nº 9. De entrada libre, su restaurado y ampliado edificio alberga una colección de pintura y escultura de gran interés. Es el referente cultural más importante de la Comunidad Valenciana de pintura histórica. Cuenta además con una interesante muestra de arte contemporáneo, escultura, una colección de grabados y otra de arqueología.
El edificio tiene un claustro lleno de plantas con una fuente en el centro, que es un placer en los calurosos días del verano valenciano. Y está situado junto a los jardines de Viveros, nuestro próximo destino.
Los Jardines de Viveros o Jardines del Real nos servirán para distendernos, además de ser un recinto desde donde podremos la historia de Valencia, y contemplar diversas obras escultóricas.
Desde un punto de vista histórico, han tenido una notable importancia. Ya en el siglo XI, el Rey Moro Abd Al-Aziz construyó allí su finca de recreo, que Don Jaime el conquistador ampliaría y transformaría en Alcázar Regio.
Lo más importante de los jardines es el mundo vegetal que habita en él. Cipreses, laureles, setos de recortado boj y mirto componen la vegetación más frecuente de este espacio. Se han aclimatado una colección extraordinaria de begonias, cactus, claveles y otras especies florales; kentias, ficus, araucarias, pinsapos, helechos, cocos, palmeras y plátanos americanos, entre otros. Una variada gama de especies vegetales que hacen del jardín un verdadero espacio natural dentro del medio urbano.
Dirigiéndose de nuevo al puente de Serranos encontraremos a mano derecha la estación del 'Pont de Fusta' donde podremos disfrutar de un paseo en el recuperado tranvía de la ciudad que nos dirigirá hasta la Universidad Politécnica de Valencia. Por unos 2,40 euros obtendremos el billete de ida y vuelta. Hay que tomar la línea 4 en dirección Dr. Lluch y en apenas 10 minutos nos encontraremos en el campus de Vera, situado al norte de la ciudad de Valencia en un entorno tranquilo que limita con la huerta.
Cerca de 60 edificios se extienden ordenadamente alrededor del ágora, corazón de la vida universitaria. Las zonas verdes superan los 108.000 m2 y acogen un museo escultórico al aire libre. Cuentan con instalaciones deportivas que incluyen piscina cubierta, un polideportivo, un gimnasio, una pista de atletismo, un trinquet, un velódromo, varias canchas de tenis y pádel... Es como una ciudad dentro de la propia ciudad. Un lugar donde encontraremos una variada oferta gastronómica, bares y restaurantes especializados y muy asequibles de precio, por tres euros se puede disfrutar de fantásticos bocadillos y zumos naturales. Y por un poco más tendremos ensaladas, pizzas, pasta... con la reponer fuerzas después del paseo por la ciudad.