Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coque Malla dice que "hay que quitarse de la cabeza lo de vender discos"

Tras su último reencuentro con Los Ronaldos, la banda con la que triunfó a finales de los 80, Coque Malla retoma su carrera en solitario con "La hora de los gigantes", un álbum que publica en un momento en el que "hay que quitarse de la cabeza lo de vender discos".
Dice Coque Malla, que este año cumplirá los cuarenta, que hacer este disco ha sido como darse una buena ducha y que con él siente "como si empezara" de nuevo.
"La hora de los gigantes" es su tercer disco en solitario, después de "Soy un astronauta más" y "Sueños" y el primero que publica después de su reencuentro con Los Ronaldos, dentro de una gira que iba a ser para diez conciertos y que "se fue alargando, como un dominó en el que una ficha empuja la otra hasta que pones el dedo" hasta que finalmente acabó, tres años después, el pasado mes de mayo.
Este reencuentro ha sido "tan positivo y tan alegre" que, de alguna forma, ha empujado a Coque Malla a componer las once canciones que componen su nuevo disco, un álbum "con mucha luz" y que reflejan un nuevo estado de ánimo en este artista.
"Mis otros dos discos eran más densos, era como si estuviera encerrado en casa haciéndome preguntas profundas. Ahora he dicho, vale, esas preguntas no tienen respuestas, vamos a dejar de buscarlas y a disfrutar y de eso hablan en el fondo todas las canciones", explica.
Y eso representa para él "La hora de los gigantes", la última de de las canciones del disco. "Los gigantes son para mí quienes deciden superar el miedo y quienes no dejan que el miedo les paralice", añade, mientras asegura que él ha sufrido y sufre "los miedos que tenemos todos, al fracaso, al desamor. Hay montones de miedos por ahí que hay que espantar".
Coque Malla presentará su nuevo disco el próximo día 21 en la sala El Sol de Madrid y después emprenderá una gira "como si fuera un artista nuevo", con "pequeños conciertos poquito a poco", un terreno que él conoce porque desde el éxito masivo de los primeros años de Los Ronaldos hasta ahora Coque Malla ha corrido a su antojo "por carreteras secundarias y por autopistas".
"Pero he sido yo el que ha dado los vaivenes, no la industria. Siempre he ido por donde quería ir. No me las quiero dar de independiente, pero he ido bastante a mi bola", apunta.
Y lo de la crisis del mercado musical también lo ve a su manera: "las crisis para mí son maravillosas, para la música, para el arte, porque despiertan la imaginación, la creatividad, uno se pone las pilas cuando no tiene los medios. Por eso creo que este momento es superexcitante. Estábamos muy cómodos y ahora ha saltado todo por los aires".
Él ha colgado en su página web el disco completo para que sus seguidores puedan escucharlo porque "hagas lo que hagas la venta de discos es prácticamente inexistente, y además para todos. Hay que quitarse eso de la cabeza, porque hoy sólo los compran los coleccionistas".
Coque Malla apuesta por los conciertos, lo que más le gusta y donde "es cuando soy yo realmente, en el escenario me siento absolutamente libre".
Su última colaboración en el cine ha sido en "Íntimos y extraños", una película independiente de Ruben Alonso que estuvo en el Festival de Valladolid y que aún no se ha estrenado en los cines, pero lo de ser actor es "un juego que me tomo muy en serio" cuando "de vez en cuando me llega un guión" y decide aceptar "la aventura de un rodaje". Algo que no le hace perderse: "Yo soy músico, es lo que me gusta".