Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tom Cruise y Cameron Díaz, de Cádiz a Sevilla

Cameron Díaz y Tom Cruise durante el rodaje de 'Knight & Day' en Cádiztelecinco.es
Sevilla volverá a convertirse hoy en un plató de cine. Cameron Díaz y Tom Cruise rodarán en la capital hispalense nuevas escenas de su última película 'Knight and Day'. El equipo del film ya estuvo grabando del 15 al 20 de noviembre en la ciudad andaluza. Sin embargo, Tom Cruise y Cameron Díaz no participaron en la grabación y los sevillanos sólo pudieron ver a sus dobles rodando escenas de acción.
El rodaje de 'Knight & Day' vuelve a Sevilla. Se desarrollará en el casco histórico y en localizaciones de interiores de Renfe, sin afectar a ninguna calle de la ciudad. En esta ocasión, contará con la la presencia de sus protagonistas, Tom Cruise y Cameron Díaz.
El pasado sábado, el equipo de la película, formado por cerca de 200 personas, se trasladó a Cádiz, donde también participaron los actores hollywoodienses. Ambos rodaron escenas de acción subidos sobre una moto, en la que simulaban una persecución durante unos encierros de San Fermín. El rodaje en Cádiz estaba previsto para el día 25 de noviembre, pero finalmente se retrasó al día 28 al escaparse siete toros del recinto de filmación. Dos personas resultaron heridas al ser embestidas por los astados.
La película 'Knight and Day', dirigida por James Mangold y cuyo estreno está previsto para julio de 2010, es una comedia romántica de acción en la que los protagonistas, Díaz y Cruise, tras conocerse en una cita a ciegas, comparten diferentes aventuras recorriendo escenarios como Boston, Hawai, Salzsburgo o Sevilla.
El rodaje de la película tendrá en Sevilla un impacto de entre 7 y 7,5 millones de euros. Además, los comerciantes del centro de la ciudad recibieron compensaciones económicas por cerrar sus establecimientos durante los días que se rodó la película.