Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Daniel Harding reconoce que le hubiera gustado ayudar a explorar "el gran potencial del Real"

El director de orquesta británico Daniel Harding dirige a la orquesta de cámara Mahler. EFE/Archivotelecinco.es
Daniel Harding (Oxford, 1975) comenzará esta noche en Madrid su gira por España con la Mahler Orquestra sólo dos meses después de que su candidatura a dirigir musicalmente el Teatro Real quedara descartada. "Me hubiera gustado ayudar a explorar el gran potencial del Real", ha reconocido hoy.
Daniel Harding (Oxford, 1975) comenzará esta noche en Madrid su gira por España con la Mahler Orquestra sólo dos meses después de que su candidatura a dirigir musicalmente el Teatro Real quedara descartada. "Me hubiera gustado ayudar a explorar el gran potencial del Real", ha reconocido hoy.
Este "niño prodigio" de la música, que debutó a los 19 años, dirigió la Berlin Philarmonic a los 21 y se convirtió en el primer británico en dirigir La Scala, se ha mostrado hoy, horas antes de actuar en el Auditorio Nacional, reticente a desvelar detalles sobre sus "serias negociaciones" con el Real para sustituir a Jesús López Cobos aunque ha querido puntualizar que el coliseo madrileño y Mortier son "el matrimonio perfecto".
El fichaje del belga Gerard Mortier como director artístico en lugar de Stephan Lissner podría haber tenido que ver con que las negociaciones no siguieran adelante aunque él no lo ha querido vincular.
"Por supuesto que consideré venir a Madrid -ha dicho-. Es verdad. Creo que ese teatro es fantástico, con una gestión estupenda y con recursos técnicos increíbles en una ciudad vibrante y culturalmente activa", ha desvelado Harding, que además de regir la Mahler desde agosto es el director principal de la London Symphony Orchestra y de la Swedish Radio Symphony Orchestra.
Al inglés le atraía especialmente el Real porque tiene "un gran potencial, con muchas perspectivas y ayudar a explorarlo es fantástico para cualquiera. Me hubiera gustado", concede, aunque "al final" todas las partes involucradas decidieron que "no era la mejor opción en ese momento".
"Ha habido conversaciones muy serias al respecto porque es un teatro muy serio", remacha y recuerda que Mortier (Gante, 1943), que se encargará del Real a partir de enero de 2010 e incorporará a diferentes directores de orquesta para reemplazar a López Cobos, "es un hombre con una increíble experiencia e imaginación".
"Es una cosa maravillosa para el Real que vaya Mortier. Es un matrimonio perfecto", subraya Harding, que admite que si el belga, a quien conoce "desde hace muchos años", le invitara a dirigir en el Real, lo haría siempre que hubiera "un buen proyecto, pero -matiza- las óperas son difíciles" porque tener "la obra, la orquesta y los cantantes adecuados en el momento oportuno es muy complicado".
Si hubiera llegado a un acuerdo con el Real hubiera continuado con la Mahler, "una de sus prioridades" desde hace 11 años. "Llevo tres orquestas a la vez y me organizo", presume.
La Mahler, formada por 45 músicos de más de 20 países distintos, entre ellos dos españoles, que sólo se juntan para hacer giras y trabajar con directores y solistas de gran prestigio, vino al Real en mayo, donde interpretó "Fidelio" con su fundador, Claudio Abbado, promotor de la idea de que el Real sea sede no permanente -como ya lo son Ferrara y Renania- de la formación.
"Hubo que esperar al nombramiento del nuevo director artístico pero los colaboradores de Mortier siguen interesados. Ahora no se puede decir más porque son proyectos que llevan dos o tres años y tienen que coincidir muchas cosas", ha especificado el gerente de la Mahler, Andreas Richter.
Su propósito, en cualquier caso, ya era incrementar su presencia en España y han decidido hacer cada año una gira como la que hoy comienza en Madrid y sigue, hasta el viernes, por Valladolid, Zaragoza y Vigo.
El programa que tocarán esta noche, con tres piezas de Mozart (Obertura de Don Giovanni, Concierto para Piano 27 en si bemol y Sinfonía 41 en do mayor Júpiter) y una de Pierre Boulez (Memoriale), lo ha elegido, como todos, la comisión musical de la Mahler de acuerdo con los programadores. "No hacemos democracia directa", bromea.
Harding está "muy feliz" de que el pianista Paul Lewis toque en esta gira con ellos porque es "maravilloso, una mente prodigiosa intelectualmente para comprender la música. Cuando íbamos juntos al colegio ya se veía que era alguien muy especial".
La intérprete de viola Anna Puig, invitada por la Mahler y candidata a convertirse en miembro permanente al lado de Josep Puchades y Julia Gallego, cree que Daniel Harding aporta a la música una "frescura" inusitada y "una imaginación desbordante", "por eso -dice- es especial".