Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descartan que los restos arqueológicos de la Iglesia de Santiago sean de la Vía de la Plata

José Antonio Estévez (abajo), arqueólogo del Ayuntamiento de Cáceres, y Esperanza Díaz, directora general de Patrimonio Cultural, durante la presentación de los restos encontrados en la plaza de Santiago en Cáceres. EFEtelecinco.es
El estudio realizado de los restos arqueológicos aparecidos a finales del pasado febrero a escasos metros de la Iglesia de Santiago de Cáceres descarta que éstos pertenezcan la Vía de la Plata, según ha informado hoy la directora general de Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura, Esperanza Díaz.
Los restos óseos, piezas de cerámica y estructuras arquitectónicas aparecidas cuando los servicios municipales procedían al soterramiento de unos contenedores de basura, propiciaron que ciertos colectivos dedujeran que el descubrimiento realizado formaba parte de la calzada romana.
Sin embargo, Díaz ha asegurado que los estudios llevados a cabo en la intervención arqueológica reflejan que se trata de zona de enterramiento utilizada desde mediados del siglo XIII al encontrase en una zona anexa al templo cristiano, y en un plano inferior, un edificio extramuros, del siglo I, "pero no hay indicios que hagan pensar que se trata de la Vía de la Plata".
El arqueólogo de la Oficina de Rehabilitación, José Antonio Estévez, ha indicado que en la excavación han aparecido tres tipos de restos, contemporáneos, relacionados con la Plaza de Santiago; a un metro de profundidad una fase funeraria, de la que ya tenían noticias; y a 1,80 metros "no encontramos con un nivel de piedra indeterminado romano".
En este sentido, Estévez ha señalado que cuando aparecieron los primeros restos líticos, "comenzamos a trabajar con la hipótesis de que se tratara de una calzada romana, de la cual hay muchas tipologías dependiendo del tránsito y de los vehículos que pasaran por ella".
Esto les obligó a ampliar en dos ocasiones la zona excavada, hasta unos 25 metros cuadrados, para intentar encontrar los elementos que definen una calzada, como una superficie de rodadura, bordillos o márgenes laterales o trabajos previos de excavación, "pero no encontramos nada de eso".
En su opinión, esa construcción puede tratarse de una lechada para preparar otro tipo de pavimentos, o una construcción de tipo agropecuario, "en fin, puede ser muchas cosas, lo único que sabemos es que se trata de un edificio que tiene tres muros perpendiculares, nos falta el cuarto, que no tiene techo y que es extramuros".
También ha argumentado que el pavimento es bastante "heterogéneo, con pizarra y cuarcita", pero todos esos restos se encuentran bastante deteriorados, "por la importante actividad funeraria que allí se ha llevado a cabo durante cerca de seis siglos, y que ha hecho que se haya procedido a la remoción de los materiales".
"Hemos llegado a encontrar -ha subrayado- cráneos y otros restos óseos de la etapa medieval, junto con vajillas y cerámicas romanas, lo cual complica en gran manera el estudio arqueológico".
José Antonio Estévez ha referido que éste es el "inicio de un camino que comenzó hace varios años, y que nos ayudará a tener más conocimiento de la zona extramuros, ya que es muy poco lo que sabemos de ella".
El arqueólogo ha manifestado a Efe que él tuvo "bastante claro desde un principio que no podía tratarse de la Vía de la Plata, porque no tiene sentido pensar que en el siglo XIII la gente de esa época pensara en inutilizar una vía de comunicación, para utilizarla como fase funeraria, eso no tiene lógica y el estudio lo corrobora".
Tanto Esperanza Díaz como Estévez han manifestado que el siguiente paso será proceder a cerrar la excavación con arena de río, "respetando decisión de las familias que enterraron allí a sus parientes, y seguir estudiando los restos encontrados, que ya han sido trasladados al Museo".