Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enoturismo, balneario y naturaleza en Ribera del Duero...¡Convierte una escapa en la mejor experiencia!

Se acerca el verano y el cuerpo lo sabe, por lo que ya empieza a pedir un poco de mimos, desconexión y cuidados, pero si además podemos combinar todo esto con el enoturismo, en un lugar emblemático e histórico, un fin de semana para recargar pilas termina convirtiéndose en una experiencia única y maravillosa.
El Monasterio de Valbuena, balneario de Castilla Termal, en Ribera del Duero combina a la perfección gracias a su Spa Claríns y su perfecta ubicación todo lo que el cuerpo necesita para despedirse del estrés y coger fuerzas en un entorno completamente natural, rodeado de parras y bodegas a la orilla del río, con el mejor trato.
CHANCE hemos tenido el privilegio de pasar 24 horas en el Monasterio de Valbuena, el mejor conservado de Europa que perteneció a los monjes cistercienses y ha sido declarado Bien de Interés Cultural y Monumento Histórico-Artístico Nacional, lo que consigue transportarnos a un pasado lleno de historia y encanto que se fusiona perfectamente con una decoración moderna y minimalista.
Pero la joya de este lugar único es el Spa by Clarins, que trabaja con aguas mineromedicinales, indicadas para tratamientos digestivos y metabólicos, que mejoran la célula hepática, idóneo para terapias de adelgazamiento.
El balneario se divide en la piscina termal, que cuenta con un complejo hidrotermal compuesto por dos piscina, una interior y otra exterior, que a la vez que consigues una sensación de absoluta relajación y bienestar, puedes disfrutar de las increíbles vistas a la naturaleza de la Ribera del Duero, desde alguno de los diferentes jacuzzis, camas o asientos individuales de masajes con burbujas con una temperatura media de 35º.
La Capilla de San Pedro, es una de las zonas más especiales del balneario, una estancia única con beneficios para el organismo. La recreación de la capilla situada fuera de la iglesia se convierte en un recorrido en el que podemos disfrutar de sauna, duchas bitérmicas, pediluvio, pozas de aguas frías y calientes, hamman, fuente de hielo y para finalizar una sala de reposo donde disfrutar de infusiones y frutas junto al fuego de la chimenea.
Además el balneario también cuenta con Baño Jamaica, Baño Niágara, Ducha Vichy a dos o cuatro manos con peeling de miel y chorro a presión, que combinados con los tratamientos realizados por el equipo de Castilla Termal tienen como resultado el despertar de todos nuestros sentidos, un cuidado perfecto de nuestro cuerpo y una sensación de bienestar total, haciéndonos rozar el clímax, pero si todo esto te parece poco, la variedad de tratamientos, masajes y terapias que forman parte de la oferta del Monasterio de Valbuena es casi infinita, especializada para cada parte del cuerpo y caso, como el de las mujeres embarazadas o para compartir en pareja, ya que una escapada romántica puede ser uno de los mejores planes que se nos ocurre.
Para los amantes del buen comer la gastronomía es otro de los pilares fuertes del hotel, ya que todo lo que llega a nuestros platos son productos 100% naturales y de la tierra, fomentando así su filosofía km0.
Productos de temporada y típicos de la zona, que se cocinan en la fusión perfecta entre cocina tradicional y moderna, acompañada siempre por la mejor selección de vinos de la Ribera del Duero, con la posibilidad de visitar las bodegas vecinas, con una cata de vinos para terminar el día, antes de refugiarnos en las increíbles habitaciones del monasterio, que nos hacen creer que despertamos en un castillo medieval.
Pero si algo sobresale por encima de todas estas maravillas que os hemos contado, es el trato del personal del hotel y la manera en la que cuidan los detalles. Desde el primer momento en el que pisamos el Monasterio de Valbuena sentimos que entramos en un lugar en el que todos somos protagonistas, convirtiendo nuestro descanso y experiencia en la absoluta prioridad, permitiéndonos despojarnos del estrés y cualquier tipo de preocupación con la que llegamos a los hombros.