Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enrique Vila-Matas plasma su pasión por el "arte como fe" en la novela 'Marienbad eléctrico'

Enrique Vila-Matas ha plasmado su pasión por el "arte como fe" en su última novela, 'Marienbad eléctrico" (Seix Barral), que surgió a partir de encuentros con la artista francesa Dominique González-Foerster, a quien conoció en 2007, ha explicado la directora de la editorial, Elena Ramírez, este lunes en rueda de prensa.
"Es de una naturaleza inclasificable, un libro feliz y una novela insólita", ha descrito Ramírez sobre la obra, que en 2015 publicó la editorial Almadía de México, así como la editoral francesa Christian Bourgois y en Argentina, Caja Negra.
"Es una instalación, un texto de catálogo, hasta un poema. O como me ha dicho un amigo, es una novela única sin género", ha apuntado el escritor, autor de 'Aire de Dylan', 'Kassel no invita a la lógica' y 'Dublinesca', entre otras.
'L'ANNÉE DERNIÈRE À MARIENBAD'
Con un título que revive la película de Alain Resnais, el libro de Vila-Matas fue un encargo de su editora francesa, Dominique Bourgois, quien le pidió que escribiera un texto a partir de su relación con la artista francesa.
"Durante una decena de días estuve viendo la película, sin entender nada. Luego al cabo de unos años volví a verla y hablé con Grillet, que me preguntó si la había entendido", ha explicado el escritor sobre la conversación que tuvo con el guionista de la película.
"Tenía dos opciones, pero al final decidí decirle que no lo había entendido. La cara de Grillet fue de una enorme satisfacción", ha bromeado Vila-Matas.
CREACIÓN ARTÍSTICA Y AMISTAD
"Decidí contar los equívocos sucesivos sobre la idea de que hemos estado colaborando juntos con Dominique", ha manifestado Vila-Matas, aunque ha explicado que sus encuentros con la artista suponen un flujo de influencias muy importante.
Cuando Vila-Matas preparaba 'Dublinesca', González-Foerster le dijo que para la exposición en el museo Tate de Londres iba a hablar sobre la idea del diluvio: "Yo lo hice sobre el diluvio en la literatura y le propuse que pusiera una orquesta híbrida de jazz que se llamaría 'Marienbad eléctrica', aunque al final no lo hizo", ha anotado el escritor.
"Marienbad' suena a siglo XIX y a balneario viejo, mientras que 'eléctrico' suena a siglo XXI", ha continuado el escritor, que ha puntualizado que también tiene que ver con el paso de Bob Dylan a la guitarra eléctrica, momento en el que los fans le rechazaron con insultos.
'Marienbad eléctrico' es un libro breve sobre la creación artística, desde la escritura como lenguaje y a través de la admiración que genera una amistad como la de Vila-Matas y González-Foerster.
Con motivo de la retrospectiva que González-Foerster hizo para en el museo Pompidou de París, la francesa le entregó una llave que solamente tendría el escritor: "Me recomendó no entrar ya que quizás no me gustaba lo que vería", ha explicado Vila-Matas.
"Era una habitación que daba a otra, pero la llave que yo tenía no servía", ha continuado Vila-Matas, que está preparando un libro de ficción que romperá con las líneas que ha seguido recientemente.