Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos defienden estrategias entre estados para consolidar el español como lengua de comunicación internacional

García de la Concha, Blecua, Rubido y García Delgado reflexionan en el Hay Festival sobre el valor de este idioma
Especialistas en lengua española y su defensa han subrayado la necesidad de estrategias conjuntas entre los estados que tienen el castellano como idioma propio para hacer de él un verdadero instrumento de comunicación internacional y convertirlo en la segunda lengua franca del siglo XXI.
A juicio del catedrático de la Universidad Complutense de Madrid (U CM) José Luis García Delgado, experto en el estudio de los aspecto económicos del español, son fundamentales políticas de Estado que apoyen y favorezcan la expansión de esta lengua, algo que según ha señalado no puede estar al albur de los diferentes gobiernos.
Junto a éstas, ha resaltado como imprescindibles estrategias mancomunadas o compartidas entre los países que tienen como propio este idioma, que si bien es el segundo de comunicación mundial después del inglés, no ha sido aceptado como lengua de trabajo ni siquiera en la Unión Europea.
"Hay que aprender de los franceses, cuyo idioma no tiene el mismo estatus que el español y es sin embargo oficial en Europa", ha advertido el catedrático, quien ha reivindicado el castellano como esencial en la externalización de las empresas españolas.
García Delgado ha asegurado que esta lengua ha permitido multiplicar por cuatro los intercambios comerciales entre estados hispanohablantes y que gracias a él los flujos financieros de inversión directa en el exterior se han multiplicado por siete. "La lengua común facilita el trato entre las partes y el contenido de esos tratos y los contratos", ha aseverado, al tiempo que ha recordado que la recuperación económica de España pasa por el buen hacer de las empresas en el extranjero.
El catedrático se ha expresado de esta manera durante un encuentro celebrado este domingo en el marco del Hay Festival de Segovia para reflexionar sobre el valor global del español. Moderado por el director de ABC, Bieito Rubido, en él han intervenido también el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, y el director de la Real Academia de la Lengua (RAE), José Manuel Blecua.
Como introducción a la conversación, que se ha desarrollado en la Sala Caja Segovia, Rubido ha lamentado la impresión que a veces se llega a tener de que el español es "un ciego sentado encima de un tesoro", pues se desconoce la oportunidad real que entraña el hablar un idioma que enlaza a 450 millones de personas.
Para el director de ABC, lo que hace grande a esta lengua de "gran pujanza y vitalidad" es su capacidad de enriquecerse en la otra orilla del Atlántico. Además, ha considerado que bien podría convertirse en una lengua "de pacto" entre todos los pueblos, que rebase lo político, lo que en su opinión debería ponerse en valor especialmente en lugares de España donde se le niega la capacidad de "tender puentes".
Para el director del Instituto Cervantes, la conversión del español en principal lengua de comunicación internacional está condicionada por cuatro requisitos que este idioma no termina de atender en su conjunto. Cumple, ha dicho, la primera condición de contar con un gran número de hablantes, pues existen 456 millones de nativos a los que se suman otros 50 millones de hispanohablantes, cifra ésta que va en aumento gracias a Hispanoamérica.
Uno de los obstáculos que se le presentan es su presencia en Internet, otro de los requisitos junto a la necesidad de ser una lengua "trabada en la unidad" gramatical y ortográfica. Al respecto, ha indicado que su presencia en la Red está creciendo exponencialmente, pero que hay ámbitos como el científico en el que aparece mínimamente.
52 MILLONES DE HISPANOHABLANTES EN EEUU
El reconocimiento internacional es la cuarta condición, que no cubre por no ser lengua de trabajo ni oficial en la UE. "Estamos en una situación que no es definitiva para consolidarnos como lengua de comunicación internacional", ha argumentado García de la Concha, quien opina que tal asentamiento "se juega" en Estados Unidos, donde hay ya 52 millones de hispanoparlantes y donde se prevé alcanzar los 200 millones en 2050.
El responsable del Cervantes ha insistido en la importancia de que los países hispanohablantes se mantengan unidos para afrontar el reto de la expansión del español por Estados Unidos, Canadá y Brasil, así como en países emergentes como China, en la que 58 universidades ya enseñan el idioma, según ha aportado José Manuel Blecua.
García de la Concha ha tachado por tanto de "absurdas e ignorantes" las reivindicaciones del Gobierno de Argentina por la soberanía idiomática, publicadas a través de 'Página 12', la prensa de Cristina Fernández de Kirchner, a la vez que ha redundado en la necesidad de mantener la unidad, aunque siempre con respeto a la variedad.
En este sentido, ha explicado en declaraciones recogidas por Europa Press que el Cervantes trabaja de la mano de México y su Universidad Nacional Autónoma y que espera que Colombia, Perú, Chile y otros países vecinos se sumen a ellos. "Sólo de la unión vendrá la fuerza para hacer del español una lengua de comunicación internacional", ha sentenciado.
El director de la RAE ha destacado por su parte que el castellano es una lengua para el diálogo, que es en sí misma un valor económico y que en su expansión China se presenta como una baza principal. "El español se ha convertido allí en un arma política, por lo que el Gobierno controla su enseñanza", ha apuntado.
A su juicio, lo primordial es que esta lengua sea "competitiva", una misión en la que se esfuerza la RAE, que plantea la puesta en marcha de un sistema informático que integre todos los datos relativos al idioma y los ponga a disposición por una parte del usuario y, por otra, de empresas e investigadores. Ese sistema que la lengua inglesa ya tiene, ha garantizado, permitirá cumplir el objetivo de que el español alcance la competitividad en un plazo de cinco o seis años.