Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos restauran un histórico convento en el sureste mexicano

Fotografía cedida hoy por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) del convento Maní en el estado mexicano de Yucatán, que data del siglo XVI y donde un grupo de expertos mexicanos han concluido la primera etapa de su restauración. EFEtelecinco.es
Expertos mexicanos concluyeron la primera etapa de restauración del convento Maní, que data del siglo XVI, en Yucatán, sureste de México, donde un evangelizador español ordenó la destrucción de ídolos y códices mayas, informó hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
El templo, considerado en su momento "entre las mayores estructuras de aquel género erigidas en Yucatán", comenzó a ser restaurado en agosto pasado con una inversión de 3,6 millones de pesos (unos 255.000 dólares).
Los recursos financieros para la restauración son aportados por el gobierno de Yucatán, la Fundación Pedro y Elena Hernández, y el World Monuments Fund, dijo el INA en un comunicado.
En ese lugar, agregó, fray Diego de Landa realizó en 1562 "el célebre auto de fe" por el cual "destruyó más de 5 mil ídolos y quemó innumerables códices mayas" para frenar la considerada idolatría de los pueblos indígenas.
El convento tiene una superficie de 20.500 metros cuadrados, y es "uno de los monumentos más antiguos y hermosos del sureste mexicano, conformado por un templo (San Miguel Arcángel), un claustro-fortaleza, una capilla abierta, un huerto y el atrio".
Gracias a los trabajos de restauración, la nave de la iglesia, con bóveda de cañón corrido, fue recuperada y ahora resaltan sus retablos dorados.
También se renovaron los aplanados y se recuperaron los muros; el exterior de la bóveda fue tratado para evitar filtraciones; las puertas elaboradas en madera dura, todas originales, fueron despojadas de lacas y barnices mal aplicados en el pasado.
El piso original del templo, construido con mezcla de cal pulida, fue hallado a 25 centímetros.
La primera etapa de la restauración concluirá con la integración de un moderno sistema de iluminación.
La fase posterior, para la que aún no se determina fecha, contempla la restauración de la capilla abierta, el ex convento y la recuperación de la pintura mural en los interiores.
Este proyecto forma parte de la Ruta de los Conventos, integrada por los monumentos históricos de uso religioso de las localidades de Conkal, Dzidzantún, Valladolid, Izamal y Maní entre otros, que impulsa el gobierno de Yucatán, con intervención del INAH, para crear un circuito de turismo cultural.