Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Federico Jeanmarie novela la búsqueda de la identidad en la adolescencia en 'Tacos altos'

"Una de las grandes tareas de la literatura es preguntarse por los problemas", dice
El autor argentino Federico Jeanmarie novela la búsqueda de la identidad en la adolescencia en la obra de ficción 'Tacos altos' (Anagrama), protagonizada por una niña china de 15 años criada en Argentina.
En rueda de prensa este miércoles, el autor ha explicado que la identidad es el gran tema de la novela, que explora qué sienten y viven las personas: "La literatura es un lugar para preguntarse cosas de este tipo, aunque tampoco creo que la literatura lo responda, pero sí que una de sus grandes tareas es preguntarse por los problemas que tenemos".
La idea de la novela pivota también en el hecho de que "el chino nunca pierde su cultura: están muy involucrados en que el chino que se marcha de China nunca deje de serlo", ha dicho.
"La cultura china es muy dura y muy compleja, pero ellos intentan por todos los medios que sus hijos se críen como chinos, incluso cuando tienen dinero los mandan una vez por año con los abuelos", ha explicado.
LOS SAQUEOS DE 2013
La génesis de la novela está en los hechos ocurridos en diciembre de 2013, cuando hubo una huelga de policías y fuerzas del orden en Argentina, dando lugar a un gran saqueo en el interior del país en el que murieron casi 20 personas; y se dio el caso de un ciudadano chino, propietario de un supermercado, que murió en un asalto.
La noticia salió apenas en dos diarios con informaciones contradictorias y cortas, dando incluso a entender que se había suicidado, y eso se sumó a sus ganas desde siempre de "escribir una novela china", más después de realizar un viaje al país junto a su hijo.
"En Argentina nunca se averigua nada de lo que ocurre jamás, todo son sospechas y creencias populares. Allí hay una justicia de palabra, ocurren hechos muy crueles y nunca nadie sabe nada", ha considerado.
UN "CASTELLANO CHINO"
En la novela, los personajes hablan lenguas artificiales, "algo muy cervantino", ya que ha escrito la novela en un idioma que ha bautizado como castellano chino.
La novela está escrita totalmente en presente basándose en el hecho de que el chino es un idioma que no conoce los tiempos verbales sino que se da a entender que se habla del pasado y del futuro por determinadas palabras, lo que encajaba muy bien con su novela al buscar el autor una superposición de tiempos.
"Cuando uno crea lenguas artificiales en la literatura, lo que produce es muy raro: te hace conocer perfectamente la tuya, y eso es una de las grandes cosas de 'El Quijote'", ha explicado.
Sobre el personaje ha remarcado la dificultad de escribir siendo él un hombre maduro, sobre una joven quinceañera de origen chino: "Es muy lindo escribir con riesgos, sino resultaría aburrido y yo siempre estoy buscando cosas que me compliquen más".
La protagonista es una niña que aprende muy rápido, "muy tierna y muy china" y, sobre todo, con un choque cultural en su interior, ya que se traslada a vivir a Argentina con cinco años y se queda allí hasta los 15.
El autor, que trabaja de noche en una biblioteca, ha asegurado que es común que ciudadanos chinos, que en sus casas se turnan las camas para vivir, hagan pasar a los más jóvenes la noche en la biblioteca, lo que la convierte en un centro social, algo que ha inspirado enormemente este personaje.
LA LITERATURA ARGENTINA, "SIN UNA GRAN CABEZA"
Sobre el estado actual de la literatura argentina ha celebrado: "Ahora no hay una gran cabeza, sino un gran cuerpo", en referencia a que las letras argentinas tuvieron en el siglo XIX a Faustino Sarmiento y en el XX a Jorge Luis Borges, pero en el XXI hay numerosos autores sin ser tan exageradamente grandes.
"Hay un número significativo de escritores que están muy bien y que estéticamente no tenemos nada que ver, pero todo suma", ha celebrado el autor, que se ha definido como militante de 'El Quijote', de Miguel de Cervantes, por lo que cada año imparte unos seminarios para conseguir que más personas lean el clásico.
Su próxima novela está poblada por enanos --como su vecindario-: "Los circos no tienen animales ni enanos, me da por pensar que los enanos son grupos marginales que no han podido acceder a determinadas cuestiones".