Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Federico Moccia, sobre 'Tú, simplemente tú': "De joven me enamoré de España y de las chicas españolas"

Federico Moccia, autor de 'Tú, simplemente tú' (Planeta), segunda parte de 'Ese instante de felicidad', en el que cuenta el viaje de Niccolò a España para buscar a su enamorada María, asegura que desde joven viajó a España y se enamoró no solo del país sino también de las chicas españolas.
"Desde pequeño hacía viajes y me he enamorado de toda la costa española, pero también de las chicas españolas, aunque en la vida las cosas no han ido tan bien y entonces decidí escribir un libro porque así al menos vivía una historia de amor con una española", ha explicado Moccia en declaraciones a Europa Press.
Concretamente, recuerda que en una ocasión que viajó a España de adolescente conoció a una española con la que vivió un momento "muy bonito al amanecer" bajo la luna en la Costa Brava. "Nos dimos un beso, yo pensé que la vería más pero, como María (protagonista del libro), ella se fue, desapareció y no la encontré más y por eso he escrito este libro con mucha pasión. Esperaba que el día después, al menos en este libro, pasaran más cosas", ha señalado Moccia.
Por ello, aunque precisa que ahora es un hombre felizmente casado, apunta que ha querido llevar al papel aquella historia de amor suya que no tuvo una segunda parte.
En sus obras anteriores, Moccia provocó que los puentes de Italia se llenaran de candados colocados por enamorados que reproducían la costumbre de los protagonistas de 'Tengo ganas de ti'. Con este nuevo libro, el autor italiano baraja la posibilidad de que muchas parejas acudan a besarse bajo el Molino de San José, en Vejer de la Frontera (Cádiz), tomando ejemplo de los protagonistas.
"Pasan muchas cosas en este libro que pueden convertirse en una nueva cita del amor español, se besan en un lugar muy particular y quién sabe si mucha gente tomando ejemplo en estas páginas no vaya a este sitio para darse un beso precioso", apunta.
Moccia recuerda que él vino hace dos años a España a poner un candado por invitación del alcalde de Murcia y lo pusieron los dos juntos tirando después la llave al río, aunque subraya bromeando que por suerte el alcalde no le besó.
DESDE EL PAÍS VASCO HASTA CÁDIZ
En cualquier caso, el escenario de 'Tú, simplemente tú' no solo es Vejer de la Frontera (Cádiz) pues el protagonista, Niccolò, busca a su enamorada por toda España, viajando también hasta Hondarribia (País Vasco), Madrid y otras ciudades que Moccia muestra porque quiere "que los italianos descubran una España diferente a la que suelen ver".
El nuevo libro del autor va dirigido a un público "mixto" pues, según señala Moccia, cuenta la historia de una familia formada por un chico de 24 años, una hermana mayor de más de 30 años casada y con un hijo y una hermana más pequeña de 18 años que pasan por un momento "muy difícil" de su vida ya que el padre ha muerto.
En este sentido, la novela es "un viaje lleno momentos de felicidad, de dolor, pero también de diversión", un viaje también "al interior de la persona, un viaje personal".
En todo caso, el libro no solo recorre gran parte de la geografía española sino también su gastronomía como ocurre cuando el protagonista y su amigo comen unos churros en la chocolatería madrileña San Ginés, algo que Moccia recoge en este libro porque cuando probó este dulce le encantó.
"Cada vez que vengo a España como un poco de todo, porque me gusta Sevilla, Barcelona, Madrid, Alicante, voy a cada sitio y me gusta probar lo típico de cada lugar. Me gustaron mucho los churros con chocolate y cada vez que vuelvo a Roma me tengo que poner a dieta. Y me gustaba la idea de que mis protagonistas comieran lo que yo había comido", concreta.
Moccia admite que le "gusta mucho" la idea de "fenómeno" para referirse a todo lo que rodea a sus obras con las que considera que ha podido contribuir a que la gente se sienta "menos sola".
Otro fenómeno que se da en Roma y en el mundo al que también se refiere Moccia es al del Papa Francisco de quien le gusta su "simplicidad, el hecho de que se baje del papamóvil y se mezcle con la gente". "Creo que esa es la manera más verdadera, como debe ser un Papa para hacerse amar, para amar él y para que todo el pueblo ame a Dios", remarca.