Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe VI salió a navegar por primera vez como Rey de España en Mallorca

Felipe VI salió a navegar por primera vez en Mallorca como Rey de España. Participó el miércoles 6 de agosto en la 33ª Copa del Rey de Vela al frente de la tripulación del 'Aifos', el velero de la Armada Española que compite en esta regata, en el que embarcó tras celebrar sus primeras audiencias como Monarca con las autoridades baleares en el Palacio de la Almudaina.
FELIPE VI SALIÓ A NAVEGAR POR PRIMERA VEZ EN MALLORCA COMO REY DE ESPAÑA
Felipe, que llegó el pasado lunes 4 de agosto a Mallorca, expresó por la mañana al presidente balear, José Ramón Bauzá, su intención de navegar en esta regata, como en años anteriores, en cuanto encontrara un hueco en sus obligaciones.
Tras completar sus audiencias con las autoridades del archipiélago en la Almudaina, el Rey llegó a tiempo de participar en la parte final de la jornada de competición de la regata, a cuyo término desembarcó en el Club Náutico.
Ya en el puerto, ayudó a sus compañeros a recoger antes de realizar el desembarco. Don Felipe esbozaba una amplia sonrisa. Todo parecía indicar que se lo había pasado estupendamente en alta mar.
Tras despedirse de sus compañeros, cogió su mochila y bajó del barco. Muy simpático con la prensa, les comentó con una sonrisa lo bien que había ido la jornada.
MUY SIMPÁTICO Y CERCANO ATENDIÓ A LA GENTE QUE SE LE ACERCABA
Justo antes de marcharse una señora se acercó a él para saludarle. Don Felipe atendió a la mujer y a continuación se dirigió caminando hasta el Club Náutico. Muy sonriente, Felipe, que lucía bermudas azules, polo y gorra de la tripulación 'Aifos', y menorquinas de color beige, se dirigió caminando hasta su coche.
Muy simpático y cercano, se detuvo a saludar a dos niños que se acercaron a charlar con él. También accedió a posar con dos mujeres que querían inmortalizar al Rey con sus teléfonos móviles. Dio muestras de mucha naturalidad y amabilidad.