Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fenómeno quinqui: de la marginalidad a iconos de una época

La exposición, que se celebra desde el 25 de mayo al 16 de septiembre en el Centro de Cultura Contemporáneo de Barcelona muestra los montajes audiovisuales de las películas de cine juvenil que se realizaron en España entre 1978 y 1985 y otros materiales como documentales de la época, recortes de prensa, fotográfías, cómics, vinilos...
Todo este material para meter al visitante en los barrios construidos en los sesenta que terminaron siendo territorio germinal del quinqui. Viviendas de mala calidad y barrios sin los servicios básicos que debido a la crisis de la década y al paro se convirtieron en refugios de los chicos de la calle.
Jóvenes sin escolarizar, una edad laboral que se situó en los 16 años y la irrupción de la heroína terminó por convertir a estos chicos en el enemigo público número uno.
Pero lo que quiere mostrar esta exposición es como los delincuentes juveniles terminaron por convertirse en estrellas de cine y como los medios de comunicación hicieron de ellos unos iconos. Como ejemplo, El Vaquilla y El Jaro, dos héroes de la marginalidad que terminaron por ser los mayores protagonistas del 'cine quinqui'.
A pesar de la terrible situación en la que vivieron los 'quinquis de los 80' y del trágico final de muchos de ellos, el tiempo, los medios de comunicación y el cine han hecho que perviva este fenómeno.
El quinqui de los 80 se transforma en icono castizo cool y esta exposición   nos transporta a esta década para comprobar que el mito sigue vivo.