Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Festival de Peralada acogerá la 'Madama Butterfly' más sincera, desoladora y colectiva

Los intérpretes destacan la vigencia del drama humano
La ópera 'Madama Butterfly', de Giacomo Puccini, tendrá en el Festival de Peralada de Girona una versión más profunda, sincera, desoladora y colectiva con dirección escénica de Joan Anton Rechi el 7 y 9 de agosto, con un reparto integrado por la soprano albanesa Ermonela Jaho, el barítono malagueño Carlos Álvarez, la mezzosoprano gerundense Gemma Coma-Alabert y el tenor estadounidense Bryan Hymel.
En rueda de prensa este miércoles, el director de festival, Oriol Aguilà, ha destacado que Rechi aporta una mirada de confrontación entre civilizaciones más allá del tradicional enfoque melodramático, lo que "fascinó" a la organización desde el primer momento.
La propuesta, coproducción del festival con la Deutsche Oper Am Rhein, es una ópera en tres actos situada en el Japón de la Segunda Guerra Mundial con el lanzamiento de la bomba atómica de Nagasaki, donde Butterfly --una joven geisha de Nagasaki-- espera el regreso de su enamorado norteamericano.
Rechi ha dicho que su apuesta pone a los personajes al límite, y aunque Puccini defendía que fuera realmente "una tragedia japonesa", muchas veces se hace como un drama o un melodrama; sin embargo, él ha reivindicado más la tragedia y la inefabilidad del destino.
"Es una ópera italiana, no japonesa, de fuego y sangre, muy emocional", ha añadido Rechi, que quería sacar a la obra de la confortabilidad de una casa japonesa, y ha dicho que quería huir también del preciosismo estético en el que se inscribe normalmente y de las versiones más rompedoras que la vinculan al turismo sexual.
El resultado es una 'Madama Butterfly' en el Consulado Americano, desde cuyo interior se transmite la tragedia personal de la protagonista y la tragedia colectiva de su pueblo: "Ha habido la explosión de la bomba atómica y ella es incapaz de reaccionar", y solo puede evocar una imagen de su amado.
'MADAMA BUTTERFLY' REALISTA
La soprano Ermonela Jaho ha dicho que cuando oyó la propuesta de Rechi consideró que "ésta era la verdadera" 'Madama Butterfly' al ser la más realista y sincera que ha cantado nunca, y ha defendido la actualidad de la desesperación que transmite esta ópera, viendo las olas migratorias y cómo cualquier rayo de sol o esperanza permite al ser humano tirar hacia adelante.
Ha destacado que es una historia diferente y llena de verdad y que ésta versa sobre sentimientos universales, ilustrando la fuerza del ser humano por sobrevivir: "La historia es muy vigente porque vemos todo lo que sucede en torno a nosotros", algo que no suena a ajeno porque está dentro de cada uno.
"Hay cierto paralelismo con mi vida y la ópera. Yo dejé Albania para ser cantante en un momento en el que se hablaba de sobrevivir y yo quería ser cantante, me tomaban por loca", ha agregado la cantante, que estaba convencida de que las cosas saldrían, como así lo espera Butterfly.
El tenor Carlos Álvarez ha bromeado con que no es fácil ser el cónsul americano en estos momentos: "Nos encontramos todavía en conflictos que nos avergüenzan como sociedad. El apuntar a situaciones que deberían ser remediadas de manera que lo que sucede en el escenario debería ser una metáfora para no reincidir en situaciones que son desagradables".
La gerundense Gemma Com-Alabert, que ha estado con Ermonela en el Teatro Real con otra 'Madama Butterfly', ha asegurado que es una ópera muy distinta que sorprenderá a los espectadores, en una propuesta en la que los intérpretes darán su corazón y conectarán con el espectador: "Nos pone en medio de Alepo. Pasar hambre, en medio de las ruinas y ver qué comeremos hoy. Es muy duro, pero la ópera tiene que concienciar y estar presente".