Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Botín programa un ciclo de cine sobre 'la nueva ola polaca' con nueve películas de grandes directores

Entre otros Andrzej Wajda, Roman Polanski, Jerzy Skolimowski o Andrzej Munk
La Fundación Botín acoge del 6 de mayo al 29 de junio el ciclo de cine 'Primera luz: la nueva ola polaca, 1956-1965', que integra nueve películas de grandes directores como Andrzej Wajda, Roman Polanski, Jerzy Skolimowski o Andrzej Munk, entre otros.
Estos y otros títulos contribuyeron a consolidar el cine polaco posterior a la II Guerra Mundial como "uno de los más interesantes y progresistas de su época". Todas las sesiones tendrán lugar a las 20.00 horas en el salón de actos de la Fundación Botín, con entrada gratuita hasta completar aforo.
Coordinado por Richard Peña, director emérito del New York Film Festival y Profesor de film Studies en la Universidad de Columbia y el Instituto Adam Mickiewicz (Varsovia), este ciclo documenta el surgimiento de una nueva generación de cineastas polacos, deseosos de plasmar de la manera más honesta posible la realidad y la historia de su país tras el fallecimiento de Stalin en 1953.
Según Richard Peña, "la ambigüedad de las tramas, en las que se presentan personajes repletos de contradicciones y personas atrapadas en situaciones que no pueden controlar, es la principal característica de las películas producidas durante aquella época".
Este movimiento, denominado 'Nueva ola polaca', irrumpió en el panorama cinematográfico internacional como complemento de otras corrientes similares surgidas en Francia, Inglaterra, Japón o Brasil y tuvo gran influencia en tendencias contemporáneas como el neorrealismo italiano.
El ciclo comienza este viernes con 'Cenizas y diamantes' (1958), de Andrzej Wajda y presentación a cargo de Richard Peña. Esta película significó el lanzamiento internacional del cine polaco, y en ella Wajda ofrece un retrato provocador de una Polonia llena de contradicciones políticas.
El 11 de mayo se proyectará 'Eroica' (1958), de Andrzej Munk. Concebida como una especie de 'sinfonía' sobre el concepto de heroísmo, la película narra dos historias; la de un vividor que es reclutado por el ejército polaco en la víspera del levantamiento de Varsovia, y la de un soldado polaco que trata de escaparse de un campo alemán.
El 18 de mayo está programada 'Madre Juana de los Ángeles' (1961), de Jerzy Kawalerowicz. Basada en un hecho real que aconteció en Loudun (Francia), en 1634, narra la historia de un grupo de monjas que empezaron a sufrir posesiones demoníacas.
El 25 de mayo le tocará el turno a 'El cuchillo en el agua' (1962), de Roman Polanski. Nominada al Oscar a la mejor película extranjera, fue el primer largometraje de su director y un gran éxito internacional. Polémica cuando se estrenó por primera vez por su toma impactante en la moral y la sexualidad, sigue siendo uno de los mejores logros de la nueva ola polaca.
JUNIO
En junio, se proyectará, el día 1, 'Los brujos inocentes' (1960), de Andrzej Wajda. La película es un retrato de la generación de la postguerra, nihilista y apática.
El día 8 podrá verse 'Señas de identidad desconocidas' (1964), de Jerzy Skolimowski. La estructura episódica de la película es una metáfora de la vida de Andrzej Leszczyc, interpretado por el propio Skolimowski.
El día 15 se ha programado 'El arte de ser amado' (1963), de Wojciech Has. Apoyado en dos actuaciones extraordinarias, Has profundiza en la necesidad de afrontar la guerra y sus secuelas con honestidad y sin excusas
El 22 de junio se proyectará 'La cruz negra' (1960), de Aleksander Ford. Basada en la novela 'Los caballeros teutónicos' de Henryk Sinkiewicz, es un fresco de batallas impresionantemente filmadas, luchas políticas intensas y una trágica historia de amor en tiempos medievales.
El ciclo finalizará con 'Salto' (1965), de Tadeusz Konwicki, también uno de los más grandes novelistas de la posguerra de Polonia.