Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fura dels Baus clausura los actos del Bicentenario de la Guerra de la Independencia

Medio millón de madrileños, según estimaciones del Ayuntamiento de Madrid, disfrutaron esta noche del montaje de la Fura dels Baus que recreó en la Plaza de Cibeles los fusilamientos del 3 de mayo de 1808 y en los que no faltaron ni Napoléon ni el pueblo que se alzó contra sus tropas. La plaza del Dos de Mayo y la de Oriente también fueron escenario de diferentes representaciones.
El montaje, creado para la ocasión con motivo de la conmemoración del bicentenario de la Guerra de la Independencia, no decepcionó a los asistentes que durante cerca de una hora rememoraron aquellos primeros días del mes de mayo hace doscientos años de la voz del José María Pou que narró los acontecimientos.
La Marsellesa resonó con fuerza en la plaza madrileña al comienzo del espectáculo, al tiempo que petardos, fuegos artificiales y fuego procedente de la sede del Ayuntamiento de Madrid llenaron de ruido y luz la noche madrileña. Dos grandes grúas elevaron por el cielo a Goya y también a Napoléon Bonaparte que, subido a un caballo de cartón, conversaba con Fernando VII de las virtudes de España.
Los momentos más espectaculares sucedieron cuando las dos grúas elevaron a 72 actores que recrearon los fusilamientos y cuando un equilibrista, que representaba Fernando VII, atravesó por un cable a gran altura la distancia entre la Casa de América y uno de los laterales del Ayuntamiento. No menos vistoso fue el final de la actuación de la compañía catalana que paseó por la Plaza de la Cibeles una enorme marioneta que simbolizaba la Constitución Española de 1812, "La Pepa", mientras Pou recordaba sus artículos y animaba a gritar "Viva la Pepa".
"Que sigan las palabras y que calle para siempre la pólvora", sentenció el narrador que dio así por terminado el espectáculo, al tiempo que se escuchaba el himno de la alegría y los actores inundaban la plaza de banderas blancas.
Además de este lugar tan emblemático de la capital, la plaza Mayor, la del Dos de mayo y la de Oriente fueron otros de los puntos destacados de los actos de conmemoración que, como si se tratara de una obra de teatro, se ha desarrollado en tres "actos".
JWS