Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España llora a Gabriel García Márquez

España siempre ocupó un hueco en el corazón de Gabriel García Márquez. El escritor llegó a Barcelona en 1967, en un Seat alquilado, junto a su mujer, Mercedes, y sus hijos, Gonzalo y Rodrigo. Se quedó siete años, como decía, en una ciudad que respiraba ya libertad. En ella escribió 'El otoño del patriarca' y hasta el barrio de Gracia se coló en uno de sus 'Doce cuentos peregrinos': el de 'María dos Prazeres'. Hoy, el mundo la cultura le recuerda: el escritor Juan Cruz, el periodista Iñaki Gabilondo, el crítico Winston Manrique o sus vecinos de la calle Caponata del barrio de Sarriá, en la parte alta de Barcelona. Todos han rememorado su legado y anécdotas personales. De reprocharle algo, han sido unánimes: se han quedado con ganas de que hubiera escrito mucho más.