Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gas da un "giro copernicano" al Español para convertirlo en un "ser vivo"

Cuando Mario Gas se hizo cargo hace 5 años del Teatro Español ya funcionaba "muy bien" pero quiso darle un "giro copernicano" para que en vez de tener una obra en cartel un año estuviera "abierto" a todo, a todos y todo el tiempo. Vender cada día más del 80 por ciento del aforo demuestra, dice, que no se equivocó.
Gas (Montevideo, 1946) ha presentado hoy en rueda de prensa el avance de la programación del Español hasta diciembre y un resumen de su labor en el teatro, por el que, en cinco años, "han pasado muchos espectáculos y gente y ahora es un teatro vivo y cercano al espectador".
"El teatro será siempre una habitación con vistas, al interior del ser humano y al exterior", ha asegurado Gas, por eso en este tiempo se ha preocupado también de modernizar y adecuar las instalaciones a los nuevos tiempos.
"En muchas cosas, ha de diferenciarse un teatro público de uno privado", dice el director del teatro, que tiene su segunda sede en las Naves del Matadero -inaugurado en julio de 2005-, en la zona de Legazpi.
El "templo" del Español, en la céntrica calle del Príncipe, ha incorporado en estos cinco años rampas de acceso para discapacitados, ascensor, nuevo sistema eléctrico y de refrigeración, una Sala Pequeña -de 106 localidades- donde antes estaba un bar, o montacargas junto al escenario, mejoras para las que ha sido necesario cerrar durante meses el teatro.
El director está orgulloso de haber cumplido el objetivo que se marcó: abrir las puertas del teatro en su sentido más amplio.
"Nos encontramos con un teatro que funcionaba muy bien. No estaba en ruinas, pero queríamos dar un giro copernicano a lo que debe ser un teatro público. Antes las obras estaban un año en cartel y ahora lo corriente es que fluyan, que haya vitalidad escénica", asegura Gas.
El Español, añade, es "un ser vivo en el que constantemente pasan cosas. En muchos teatros públicos sólo se escucha el silencio de los despachos y aquí se puede oír cómo se ensayan 4 ó 5 obras a la vez".
El resultado es que en la Sala Principal la ocupación media es del 70 por ciento, en la Pequeña, del 80%, y en el Matadero, entre el 81 y el 82%.
Gas ha querido hacer la presentación en la renovada sala de ensayos del teatro y que estuviera allí el payaso Tortell Poltrona, el "ideólogo" del espectáculo "Circ Cric" -que se representa en el Circo Price- porque, desvela, le trae "muy buena suerte".
Poltrona ha reclamado para esa "poesía escénica", con la que se "desafían las leyes del sentido común", la atención de los críticos culturales porque, se ha quejado, "no van al circo".