Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat presentará en septiembre una propuesta para adecuar la ley de cine catalán a Bruselas

El conseller de Cultura, Ferran Mascarell, ha avanzado que la Generalitat presentará en septiembre al sector una propuesta de modificación de la Ley de Cine Catalán, después del ultimátum de la Comisión Europea (CE), que considera que el actual texto discrimina a las producciones europeas, obligadas a doblar o subtitular al catalán, frente a las rodadas en castellano, exentas de esta obligación.
En una entrevista de Europa Press, Mascarell ha dicho que la Generalitat tiene "predisposición para a arregarlo", y que tras contestar el requerimiento de Bruselas, se están barajando las opciones de redacción, que en cualquier caso deberá refrendar el Parlamento de Cataluña antes de seis meses.
Así, Mascarell considera que es el momento de mantener las políticas de pacto con el sector --el acuerdo con distribuidores, exhibidores y 'majors' que ha permitido que se aumente el doblaje en catalán-- y de conseguir la mayoría más amplia posible en el Parlamento.
Ha recordado que el objetivo es pasar del 7% de cine en catalán actual al 20-25% en un par de años y "caminar hacia la normalidad", y para ello, en su opinión, no hace falta desplegar el reglamento de la ley.
"El reglamento no se ha hecho porque mientras haya acuerdo ya vamos bien. Si funciona el acuerdo, fantástico", ha dicho, descartando de paso las sanciones que preveía la ley para los que incumplieran la norma de doblar o subtitular al catalán la mitad de las copias distribuidas.
LICEU
Mascarell también ha hecho referencia a otro punto delicado de la cultura catalana, el Gran Teatre del Liceu, y ha avanzado que en septiembre se nombrará un nuevo presidente que tenga un perfil "más de empresa que de administración pública" y ayude a adecuar la institución al siglo XXI.
En todo caso, ha restado importancia a la crisis que ha vivido el coliseo lírico esta temporada --con un ERE anunciado y retirado, amenazas de huelga y cancelación de parte de la programación-- porque, en su opinión, "de todas las instituciones culturales que tiene Catalunya el Liceu no es la que tiene los problemas más graves".
Además, ha dicho que su director, Joan Francesc Marco, hace un trabajo "complicado" y que los trabajadores y los sindicatos opinan de manera diferente, como en cualquier empresa, ha remarcado, eludiendo las peticiones de dimisión de la dirección que desde febrero sostiene el comité de empresa del teatro.
SUBIDA DEL IVA
La subida del IVA a la cultura del 8% al 21% es otro de los factores que pondrá al Liceu y a muchas otras instituciones las cosas un poco más difíciles, y en un principio Mascarell abrió la posibilidad de cambiar el régimen jurídico de algunas instituciones para esquivar el impacto de esa subida.
Sin embargo, ahora ha rebajado las expectativas: "Si tiene una repercusión como la que yo me imagino no vale la pena hacerlo", ha dicho, aunque el informe sobre las conclusiones de su efecto llegarán a finales de este mes de agosto.
Preguntado por la posibilidad de que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte dé marcha atrás y rectifique ha dicho: "No creo que lo sepan ni ellos".