Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El actor Gerard Depardieu deberá responder ante la justicia por conducir ebrio

El actor Gerard Depardieu ha sido llamado ante la justicia francesa para declarar ante unos hechos que ocurrieron en el 2012. Ese año Departieu fue detenido por conducir su moto bajo los efectos del alcohol, como así desvela ABC.
El actor de El Conde de Montecristo no compareció en la primera vista del juicio, por lo que el juez aplazó la vista a este martes, advirtiendo a Depardieu que si esta vez no se presenta en los juzgados de París emitirá una orden de detención. Su abogado dijo este mes de diciembre que "Gerard Depardieu es alguien totalmente ocupado y mundial. Es extremadamente móvil y a veces me cuesta mucho dar con él", justificando su ausencia en los tribunales.
En el atestado policial se señala que Depardieu conducía su moto con una tasa de 1,8 gramos por litro de sangre, cuando el límite legal en Francia es de 0,5. La prueba de alcoholemia se realizó después de que este sufriese un pequeño accidente con su vehículo. El abogado ha querido restar importancia a los hechos afirmando que "había tomado solo unas copas de champán".
GERARD DEPARDIEU, UN FRANCÉS MUY RUSO
Esta no es la primera polémica que desata el actor francés nacionalizado ruso. Tras tomar la decisión de cambiar de nacionalidad las críticas entre sus excompatriotas no hicieron nada más que comenzar. Su decisión de nacionalizarse ruso levantó la ira de muchos franceses que le consideraron un mal francés.
Como así desveló el diario El País, el actor tomó la decisión de dejar Francia después de que el presidente Hollande subiese los impuestos para las rentas que superasen el millón de euros.
En una entrevista realizada al diario Le Figaro, Depardieu intentó excusarse y mantuvo: "Soy un hombre libre. Me siento en casa en cualquier parte de Europa". Mañana deberá presentarse en los juzgados de París para hacer frente a su denuncia por conducción en estado ebrio.